bandas tarifarias

Con el Decreto de ANAC se perderían 4 millones de pasajeros

Las Bandas Tarifarias que planea la ANAC, provocará un tarifazo que podría suponer la pérdida potencial de casi 4 millones de pasajeros.

Es inevitable que la implementación del sistema de Bandas Tarifarias, que establece el Decreto 879/2021 y debería diseñar ANAC, supondrá un incremento de tarifas generalizadas. Y esto desembocará en menos pasajeros y menos turistas para los destinos turísticos del país y una pérdida de usuarios potencial que podría alcanzar los 4 millones de pasajeros.

La cuestión es sencilla y evidente, se deben considerar la matriz de costo de una empresa de 10.000 empleados y 80 aviones (Aerolíneas Argentinas) y la de empresas de no más de 800 empleados y 6 aviones (las low cost). Siendo fiel al decreto que pide “preservar la sostenibilidad” económica (afirmando que todo el sistema pierde dinero sobre balances correspondientes al 2020 de pandemia: el decreto se lanzó en diciembre de 2021), es obvio que los cálculos se deberán hacer a partir de la matriz de costo más alta, la de Aerolíneas Argentinas. Por eso, supondrá un tarifazo generalizado.

Ahora bien, según datos de la propia ANAC, entre enero y febrero, las low cost, Flybondi y JetSmart, acapararon el 27,6% del total de pasajeros transportados en el cabotaje. Sumando el bimestre, Flybondi movilizó en cabotaje 243.230 pasajeros y JetSmart, 260.524; combinadas 503.754 pasajeros. De ese total, hay una cantidad a determinar de pasajeros que volaron a los niveles tarifarios propuestos por las low cost y que no podrán volver a volar si los precios suben. Y más en las proporciones calculadas, algunas fuentes indican un 50%.

De modo que, en definitiva, aunque a tarifas rentables para todos, habrá menos viajeros en el sistema. Y el escenario se oscurece aún más si sobre esta deducción se carga el panorama económico general con una inflación que sigue creciendo y con las implicancias del acuerdo del Gobierno Nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que podría implicar, por ejemplo, el descongelamiento de las tarifas de servicios y, por ende, un nuevo deterioro del poder de compra de los argentinos. Es decir, con menos dinero en el bolsillo, las tarifas aéreas de cabotaje costarán incluso más.

El Decreto 879/2021 completo y el análisis en: Vuelven las bandas tarifarias en cabotaje

ANAC no considera el lucro cesante.

Low cost vs decreto 1.jpeg
Flybondi reconstituyó su flota de cinco Boeing B-737/800.

Flybondi reconstituyó su flota de cinco Boeing B-737/800.

Todo el panorama se complica si, además, consideramos el quiebre de la tendencia. Tanto en enero como en febrero, el volumen de pasajeros de cabotaje se incrementó, el total, en más de un 100%. La propia Aerolíneas Argentinas, alcanzó a los 40 días de iniciado el año, el millón de pasajeros transportados. Solamente proyectando sin variaciones estas cifras, el 2022 cerraría sobre los 12 millones de pasajeros movilizados. Pero si se aplica la banda/tarifazo, muy probablemente la tendencia de crecimiento se rompa. Esto no afectará muy probablemente las vacaciones de invierno de julio, que ya han comenzado a venderse. La afectación sería posterior y, sobre todo, a partir del alza en la venta de tickets, hacia fin de año.

Los destinos turísticos perderán más que las low cost

Más allá de lo que pueda pensarse como desnaturalización de su modelo de negocio, lo curioso es que posiblemente el cambio de panorama no termine siendo absolutamente negativo para las low cost. Si bien enfrentarán casi con seguridad una caída en la demanda, es cierto que quienes sigan volando con ellas lo harán a tarifas más altas. De modo que el incremento podría terminar compensando la caída. Sin embargo, los que tendrán un resultado claro, e indiscutidamente negativo, serán los destinos turísticos que en definitiva recibirán menos viajeros. Por eso no llama la atención que ya exista una gran inquietud entre los destinos turísticos del país.

Las autoridades turísticas comienzan los reclamos

Aseverando que la competencia es sana, Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo y del Consejo Federal de Turismo (CFT), enfatizó que la competitividad de la oferta y la demanda regulan al mercado. No obstante, y sin olvidarse del contexto bélico mundial, los respectivos aumentos de combustible y sus interes políticos, señaló que, también, es necesario velar por los intereses y salud económica de las aerolíneas para que sigan operando.

“Somos una isla totalmente aerodependiente”, sostuvo Dante Querciali, titular del Infuetur, quien admitió que AR domina los arribos, pero aclaró: “toda conectividad es bienvenida y clave para desarrollar un destino turístico ”.

Desde el Litoral, Sebastián Slobayen, ministro de Turismo de Corrientes, afirmó que Argentina y la provincia urge por mayor conectividad. “Todos queremos que Aerolíneas Argentinas aumente sus operaciones, pero también buscamos que a otros jugadores les permitan conectar los destinos”. Asimismo, enfatizó que cualquier medida que pueda limitar la competitividad es negativa, y declaró: “cuánto más competencia haya, proporcional será el incremento de los mercados, productos y servicios”.

A su turno, el subsecretario de Turismo de Santiago del Estero, Nelson Bravo, indicó que la provincia es espectadora en este cruce, pero sostuvo que la conectividad actual no abastece las necesidades y el potencial de la región Norte. Al respecto, sostuvo que, de caerse frecuencias o rutas, se atenta contra el crecimiento de la industria turística.

José María Arrúa, ministro de Turismo de Misiones, explicó que la recuperación económica nacional en la pospandemia es en parte gracias al turismo, y continúo: “esto sucedió gracias a la conectividad”. A su vez, instó a mirar los modelos aerocomerciales de la región, donde las líneas aéreas de bandera crecen a la par de las low cost.Argentina es un país extenso y necesitamos sumar vuelos”, dijo. Y añadió: “tenemos que mantener el desarrollo de las aerolíneas de bajo costo, las cuales se consolidaron y son parte elemental del escenario aerocomercial actual. Su irrupción en el mercado permitió sumar nuevos turistas a la provincia”.

Desde El Calafate, Alexis Simunovic, secretario de Turismo municipal, dijo que multiplicar las frecuencias y rutas aéreas tiene que ser una política de Estado.“AR es nuestro socio estratégico tanto para sumar arribos desde Buenos Aires, como conectarnos con los principales centros emisores del país”, explicó, pero aclaró: “hay veces que la aerolínea no puede abastecer como quisiéramos y necesitamos, y es ahí donde es preciso abrir el juego a las demás compañías”. En línea, destacó que las low cost permitieron captar al público joven, y recordó: “desde que se retiró Latam, no pudimos reemplazar sus tres operaciones diarias”.

Por su parte, Federico Posadas, ministro de Cultura y Turismo de Jujuy, recalcó que sin conectividad la actividad turística no tiene futuro, y agregó que, a mayor competencia, habrá tarifas competitivas, más argentinos volando y una retroalimentación. “Ya quedó demostrado que la política mixta de AR y las low cost es muy buena”, sostuvo, y señaló: “Argentina tiene una cuenta pendiente con la conectividad federal”. En este orden, expresó que “aplicar las bandas tarifarias será un retroceso aerocomercial”, y advirtió: “se dejará afuera a un mercado que había comenzado a volar. Esta decisión es discriminatoria para los sectores más populares”.

La oposición ya toman partido en contra del decreto de ANAC

Tras haber encabezado junto al senador Alfredo Cornejo una reunión con autoridades de Jurca, JetSmart y Flybondi, Mariana Juri, senadora nacional, admitió que las aerolíneas están preocupadas porque las negociaciones con el Gobierno están estancadas, y su negocio se vería afectado indefectiblemente. “Necesitamos un país conectado. La política aerocomercial nacional derivará en la pérdida del 50% de la masa de argentinos volando y quienes puedan subirse a un avión lo harán a precios poco razonables”, indicó. En este orden, sostuvo: “desde un primer momento denunciamos este decreto, el cual no sólo limitará el turismo, sino también los viajes por trabajo, salud o familiares”. Asimismo, y tras bregar para que Aerolíneas Argentina siga cumpliendo un rol social, Juri lamentó que desde el Estado Argentino se siga atentando contra el desarrollo aerocomercial en el país. “Por decisiones gubernamentales, se han ido varias compañías aéreas de cabotaje e internacionales”, dijo. Para terminar, reconoció que desde las low cost no le solicitaron ningún subsidio, promociones o apoyos para mantener el negocio, y afirmó: “las empresas solo quieren trabajar”.

Por su parte, Gustavo Santos, diputado nacional y exministro de Turismo de la Nación, criticó las "tarifas mínimas" y denunció que “La Cámpora va a manejar los cielos y el precio del boleto en avión”. En este sentido, ponderó que los precios de las low cost se van a equiparar con Aerolíneas Argentinas, y sentenció: “los que pierden son los argentinos”. P or otra parte, y luego de revelar que antes del decreto, Jetsmart y Flybondi le habían dicho a Juan Manzur, jefe de Gabinete, que iban a aumentar las inversiones en el país, con más aviones, Santos manifestó: “Argentina va en contramano. En ningún lugar serio funcionan las bandas tarifarias”.

A su turno, y tras enfatizar que el 30% de los vuelos locales corresponden a operaciones de las low cost, Marcos Barberis, jefe de Gabinete de Bariloche, comentó que el arribo de estas empresas marcó un antes y un después en la dinámica del destino patagónico. “Se trata de aerolíneas que nos permitieron captar un nuevo segmento de público y potenciar el producto escapadas”, declaró, para añadir: “siempre estaremos del lado de las políticas que fomenten la conectividad nacional”. A su vez, y luego de recordar que acompañaron a las firmas cuando les impidieron volar desde El Palomar, el funcionario adelantó que “Bariloche está dispuesta a acompañar a las aerolíneas en promoción y acciones comerciales conjuntas para mantener las operaciones”.

Una estrategia de empatía

En los últimos días, Flybondi inició una ronda de negociaciones y contactos con las diversas provincias. A ellas les acercó cifras provenientes de una encuesta que, al parecer, no varían demasiado con relación a la que, a mediados de 2020, la low cost realizó junto a la consultora CIO Investigación. En ese muestreo, difundido por Flybondi bajo el hashtag #ArgentinaDice, surgió que el 93% de los consultados cree que es importante desarrollar una red de vuelos low cost en Argentina (de ellos, un 72% lo considera muy importante). El 80% piensa que contar con vuelos low cost beneficiaría a la ciudad en la que vive, el 92% piensa que las empresas del segmento permiten que las provincias estén más conectadas, que 9 de cada 10 personas cree que las aerolíneas low cost le dan la posibilidad de volar a personas que antes no podían viajar en avión; y que el 84% de los consultados considera que las low cost mejoran la actividad económica de las ciudades. El objetivo es dejar claro ante las provincias, lo que está en juego y cómo ve el asunto la opinión pública.

Lea el documento que Flybondi le entregó al Gobierno: Flybondi defiende la libertad de volar

Temas relacionados

Dejá tu comentario

notas de tapa