Inicio
Actualidad
Repro

Repro II: ayuda para pocos, crisis para todos

La actualización del Repro II implicó una ayuda para hoteles en zonas "afectadas", pero empresarios de todo el país insisten en que la crisis continúa.

El 19 de enero, se publicó en el Boletín Oficial la Resolución Conjunta 1/2022 del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación y el Ministerio de Turismo y Deportes. La misma anunciaba la creación del “Programa de asistencia extraordinaria al sector hotelero en zonas y localidades turísticas afectadas”; que forma parte del Programa de Recuperación Productiva (Repro II).

Te puede interesar: El anuncio del nuevo Repro II

Una medida que agradecieron las cámaras empresarias, aunque reclamaron que toda la hotelería nacional aún no puede levantar los pasivos de casi dos años de inactividad.

Embed

Repro II para todos

A partir de esta resolución, consultamos a varios referentes del sector hotelero del todo el país para que nos describan en qué situación están sus negocios y como la pandemia aún impacta en la actividad.

Al momento de brindar referencias sobre la situación de la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Akrabian, vicepresidente 1º de Ahrcc, detalló: “La ocupación en enero rondó el 20% y el Turismo de Reuniones aún no se reactivó; hay consultas, hay un calendario de eventos pero, debido a que las restricciones que generan las nuevas variantes, hay muchas cancelaciones de vuelos que no favorece el flujo de viajeros. En verano no tenemos turismo del interior, no tenemos viajeros corporativos y no se reactivaron los cruceros. Por eso los hoteles de la Ciudad están en urgencia económica. Necesitamos otras ayudas además de este programa y un plan de contingencia”.

Sobre Córdoba, Alejandro Moroni, coordinador de la Región Centro de Fehgra, describió: “Tenemos buen promedio de ocupación especialmente en ciudades turísticas, pero hay que poner este dato en contexto: empezamos la temporada con 313.000 plazas menos que en 2019, según Indec. A partir de marzo se abre una incógnita sobre cómo será el año, porque se termina el movimiento turístico fuerte”.

Además, indicó cuáles son las principales dificultades que siguen enfrentando los empresarios hoteleros: “La inflación y el aumento de los costos que superan ampliamente la actualización de tarifas, por lo que se trabaja con una rentabilidad casi nula. Hoy es muy difícil reinvertir y pagar los pasivos acumulados. El nivel de endeudamiento y la pérdida de rentabilidad son agudos y siguen acorralando a la actividad”.

Te puede interesar: La letra chica del Repro II

Reactivación desigual

A su turno Silvina Ripke, coordinadora Región Cuyo, explicó que “San Luis empezó a ver una reactivación turística y proyecta tener una temporada récord. Pero la principal dificultad es la conectividad. Se sumó un vuelo más semanal pero las tarifas son muy altas. Otro tema preocupante en la provincia es que no hay gente capacitada para trabajar en turismo. En tanto, en La Rioja es temporada baja; solo se está trabajando un poco mejor en el interior, en ciudades como Villa Unión, Chilecito y Los Sauces”.

Sobre la Región NEA, su coordinadora dentro de Fehgra, Silvina Imperiale, comentó: “En Rosario los números de la hotelería son bajos, en los últimos tres meses de 2021, la ocupación promedio fue del 30% al 40% y, debido a la nueva ola de Covid-19, en los primeros días del 2022 la ocupación bajó aún más. No hay indicios de modificación de esta tendencia en los próximos meses. Sin embargo, la realización de los Juegos Sudamericanos de Playa, en abril y mayo, indicarían que el porcentaje de ocupación sería mayor”.

Por otra parte, sobre el resto de la región diferenció: “Tenemos que distinguir los destinos turísticos que están en las costas del Río Uruguay y del Río Paraná, Puerto Iguazú y, en menor medida, Corrientes; del resto de las filiales, que tienen un promedio de 25% de ocupación. En los lugares no turísticos, como Santa Fe, Rafaela, Chaco y Formosa es muy difícil sostener la actividad, pagar las deudas y, menos aún, invertir en los establecimientos”.

Por otra parte, Cristián Boglione, coordinador de la Región NOA, brindó referencias sobre Jujuy, donde “el promedio de ocupación en los destinos turísticos de la provincia es del 80% y se proyecta mantener este nivel en febrero”.

A la vez, valoró que el PreViaje haya impactado muy positivamente en la provincia, pero remarcó que “las principales dificultades que tienen es la falta de conectividad aérea y la alta carga impositiva”.

Finalmente Vicente Bua, coordinador de la Región Patagonia, fue el encargado de marcar las grandes diferencias que existen entre los destinos de Patagonia. Por ejemplo, El Calafate y Ushuaia tienen promedios de ocupación que rondan el 85% y las proyecciones para febrero y marzo son buenas. Sin embargo, están muy afectadas por la pandemia porque son destinos netamente aerodependientes, de los más distantes del país y el turismo es su actividad principal. Además, aún no se percibe una reactivación del Turismo de Reuniones”.

Sobre el resto de la región, aclaró que “el sector se vio beneficiado favorablemente por el PreViaje, ya que brindó previsibilidad y liquidez a las empresas tanto de los destinos tradicional como de los no tradicionales”. Aunque también aportó: “Los índices de ocupación de la región varían entre destinos como La Pampa, Valles del Río Negro, que rondan el 70%, y aquellos destinos tradicionales que están entre un 80% y 95%; mientras que en Comodoro Rivadavia tiene la particularidad que al ser un destino de Turismo Corporativo y su ocupación no supera el 45%”.

Temas relacionados

Dejá tu comentario