Inicio
Opinión
Entrevista

"Nunca sentí al turismo como un trabajo; fue y sigue siendo mi estilo de vida”

Susana Piriz, directora de Susana Piriz Viajes Lufthansa City Center y Mahal. Desde Rosario, la experimentada profesional ha desarrollado una exitosa carrera en el mercado local al frente de sus empresas minorista y mayorista, en las que continúa brindando sus conocimientos a una amplia cartera de clientes.

Susana Piriz está de festejo: acaba de cumplir 45 años como profesional en la industria turística, a la vez que su compañía minorista –Susana Piriz Viajes Lufthansa City Center– llegó a su tercera década de actividad, y Mahal –su empresa mayorista– cumple 20 años.

Entrevistada por La Agencia de Viajes, la directiva –también abogada y licenciada en Ciencias Políticas– se refirió a los primeros tiempos y el presente de sus compañías.

- ¿Cuáles fueron los orígenes de su actividad en la industria?

Empecé a los 18 años, después de haber estado un año becada en Estados Unidos. Ese viaje fue el disparador de mi debilidad por el turismo, fue el ‘click’. Fue en ese momento cuando se instaló para siempre en mí la fascinación por descubrir nuevos mundos. Tenía 17 años y un horizonte infinito de posibilidades por delante. Por eso, apenas estuve de regreso en el país comencé a buscar trabajo en el rubro. Así fue que entré como coordinadora en Sanso Viajes y Turismo, acompañando grupos a Bariloche y luego como personal en la oficina. Posteriormente pasé por otras compañías hasta que en 1987 empecé con mi propia minorista.

 

- ¿Qué características tenía aquella agencia inicial?

Mi idea era tener una agencia pequeña, familiar, cálida, donde recibir personalmente a los viajeros y en la que el fuerte fuera la transmisión directa de las experiencias y los conocimientos adquiridos en los viajes; era una tarea que me apasionaba. Esas fueron las características de Susana Piriz Viajes en sus comienzos, que se mantuvieron durante sus 30 años de actividad.

 

- ¿Hubo algún otro factor que incidiera en su firme decisión de dedicarse a la actividad turística?

Sí, otro descubrimiento, que reafirmó mi deseo de dedicarme de lleno al turismo, fueron las ferias internacionales, el hecho de tomar contacto directo con los proveedores. Ese ejercicio, que desarrollé por primera vez en una Fitur, fue muy importante para potenciar mis ganas e influenció para la apertura de la mayorista, Mahal.

 

- ¿En qué año comenzó Mahal su actividad? ¿Cómo estaba conformada su oferta?

Abrimos en 1996; en breve cumpliremos 21 años. Para entonces yo había viajado bastante por África, Asia y Medio Oriente, así que empezamos a operar esos destinos, sumados a Polinesia y Nueva Zelanda y Australia, todos exóticos en su momento, aunque ahora ya son más populares o masivos. Con el tiempo incorporamos algo de América y de Europa, pero las propuestas siguen siendo esos destinos iniciales.

 

- ¿Cuál es la filosofía de Mahal?

De entre muchos factores destacamos la eficiencia, a la que consideramos prioritaria. Hacemos hincapié en preguntarles a los agentes cuáles son las características, necesidades y gustos de sus clientes, de modo tal de asesorarlos de la mejor manera respecto a qué tipo de viaje proponerles y a qué destino. Por otro lado, siempre le hemos dado mucha importancia a la capacitación, que es fundamental para que el minorista adquiera todos los conocimientos necesarios para desarrollar de la manera más beneficiosa el proceso de ventas.

 

 ACTUALIZACIÓN, CONOCIMIENTO Y TECNOLOGÍA.

 Cabe apuntar que las oficinas de Mahal funcionan en el Palacio Minetti, uno de los más emblemáticos edificios de la ciudad de Rosario y considerado uno de los más finos ejemplos del Art Decó en Argentina.

Al respecto, Piriz –que también acredita un postgrado en la UBA de especialización en Derecho de Turismo– señaló: “Sí, es un edificio muy especial, en el que estamos instalados hace ya unos cuantos años. Actualmente el equipo está conformado por 10 personas. En ese sentido, considero fundamental la calidad humana de cada una de ellas; que más allá de sus aptitudes profesionales sean buenas personas.

 

- ¿Qué premisas se tienen en cuenta para desarrollar las tareas cotidianas de la compañía?

Actualizarse constantemente es excluyente, además de incorporar las herramientas tecnológicas que impone la modernidad para facilitar las tareas cotidianas, tanto las nuestras como las de los agentes de viajes. Y, por supuesto, y como ya he afirmado, el conocimiento, razón por la cual todo el personal realiza viajes a lo largo del año, con el fin de conocer destinos y relevar servicios.

 

- ¿Esas premisas influyen en el diseño final de los productos?

Por supuesto. Saber con exactitud qué es lo que se vende es esencial. Pero además, yo siempre digo que no importa el presupuesto con el que cuente el viajero; lo que interesa es que lo que yo arme sea algo que yo misma haría. Es decir, brindar siempre un producto de calidad, más allá de la inversión que haga el turista.

 

- ¿Cómo ve el rol actual de los agentes de viajes, teniendo en cuenta que las nuevas tecnologías han determinado un contexto completamente diferente al de antaño respecto a su trabajo?

Sin dudas sigue siendo indispensable que haya una persona profesional que asesore y apoye al viajero, pero con eso ya no alcanza. En la actualidad, los turistas consultan todo en Internet y llegan a las agencias con un gran caudal de información. Por eso es necesario que los minoristas encuentren la manera de agregar valores a su servicio que marquen una diferencia que se vuelva fundamental e ineludible para el potencial viajero.

 

- ¿Podría hacer un resumido balance de todos estos 45 años de dedicación al turismo?

Viajar y enseñar, dar a conocer lo nuevo, lo desconocido; ése fue el desafío que me hizo ingresar al mundo del turismo, lo que despertó mi pasión por esta actividad que amo. Mandar a un pasajero por primera vez a un destino nuevo siempre me deparó una gran alegría, y aún hoy, después de tanto tiempo y experiencia acumulada, mantengo ese espíritu inicial. Por eso yo siempre digo que no lo sentí como un trabajo, más bien fue y sigue siendo un estilo de vida”

 

Por último: ¿Cuál es el desafío que tiene Susana Piriz por delante?

El desafío es no parar nunca, seguir fieles a nuestro estilo y mantener siempre la expectativa de crecimiento y nuevos desarrollos, además de aspirar a continuar creciendo a nivel humano, profesional y empresarial.

FUENTE: nunca-senti-al-turismo-como-un-trabajo-fue-y-sigue-siendo-mi-estilo-de-vida

Temas relacionados

Dejá tu comentario