FEDERICO FERNÁNDEZ SASSO, COORDINADOR NACIONAL DEL PLAN BELGRANO PRODUCTIVO

“Estamos trabajando para romper escepticismos y demostrar que los cambios vienen en serio”

El funcionario del Ministerio de Producción explicó las diversas herramientas disponibles para impulsar proyectos de inversión -incluidos los de turismo- en las 10 provincias del Norte. Asimismo, pidió confianza en los planes que se están llevando adelante para reactivar la región y prometió que irán a los territorios para convocar y acompañar a los interesados en el proceso de acceso a los créditos.

Cerrar la brecha entre la oferta de créditos en la cima y las posibilidades de acceso a los mismos desde la base es una de las consignas bajo las cuales autoridades del Ministerio de Producción, acompañados por sus pares de Turismo, se presentaron ante dirigentes empresarios y funcionarios provinciales del Norte en el marco de la reciente FIT 2016. Allí explicaron las diferentes herramientas de financiamiento que existen bajo el paraguas del Plan Belgrano Productivo para los proyectos de 13 sectores estratégicos, entre ellos Turismo. El encuentro alternó entre el interés que despiertan en los asistentes las cifras que se manejan y el escepticismo sobre las posibilidades reales de hacer prosperar las carpetas.
Concluida la reunión, Federico Fernández Sasso, coordinador nacional del mismo, dialogó con La Agencia de Viajes y dio detalles de las diversas opciones vigentes para Turismo y explicó cómo harán para que los fondos lleguen efectivamente al territorio.


EL PLAN BELGRANO.
-¿Qué es el Plan Belgrano Productivo?
-El Presidente de la Nación lanzó el Plan Belgrano con la idea de reconocer la deuda que tiene nuestro país con el Norte. Un crecimiento desparejo que queda evidenciado en la cifras de pobreza que anunció el Indec. Incluye a las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero, Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones. La idea es trabajar sobre el desarrollo de infraestructura, lo social y lo productivo, orientados hacia los tres objetivos que tiene el Gobierno, que son: pobreza cero, unión de los argentinos y combate al narcotráfico.
El Plan está coordinado a nivel nacional por el ministro José Cano, quien tiene una unidad de coordinación de todos los ministerios. El año que viene, que va a ser el primero en que el Gobierno va a actuar con presupuesto propio, se prevé destinar $ 95 mil millones.


-¿Cómo se inserta el turismo como sector estratégico para el Plan?
-Cada ministerio tiene su propio programa para contribuir al desarrollo del Plan. En Producción se creó la Coordinación, con rango de Subsecretaría, que está a mi cargo. Ahí tenemos dos ejes de actuación. Por un lado, estamos trabajando sobre lo que denominamos "ejes transversales de la producción", que son los cinco temas que afectan a la producción en el Norte: renovación del aparato productivo, incorporación de personal capacitado para las tareas, la logística (que es un tema central y que dio nacimiento al Plan), la formalización de la mano de obra, el acceso al mercado local e internacional y la cuestión del financiamiento.
El otro eje es el de los complejos productivos. Nosotros priorizamos un total de 13, que son los más importantes de las 10 provincias. Entre ellos está el turismo, respecto del cual tenemos una mirada bastante prioritaria porque nos parece que es un sector que va a dinamizar mucho la economía del Norte y va a generar muchos puestos de trabajo. En eso trabajamos muy alineados con las políticas del Ministerio de Turismo de la Nación, acompañando con nuestras herramientas.


PLATA PARA EL NORTE.
-¿Cuáles son y cómo se concretan las vías de financiamiento a la inversión?

-El Ministerio de Turismo tiene su propia línea de financiamiento. Pero desde Producción ofrecemos el Fonapyme, con un máximo de $ 3 millones por proyecto y que apunta a las empresas que tienen más dificultades de acceso al crédito bancario. En el caso del Plan Belgrano, además, se le subsidia la tasa, descontando seis puntos a la tasa Badlar.
Después tenemos otra línea de hasta $ 10 millones del Banco Bice, donde el Ministerio de Producción es el accionista mayoritario. Si están en el Plan Belgrano también tienen una tasa subsidiada a ocho años.
Además tenemos aportes no retornables (ANR) por hasta US$ 10 millones, que en este caso básicamente apuntan a obras públicas de infraestructura. Para eso estamos detrás de encontrar proyectos de las provincias que merezcan acceder a estos beneficios.


-¿Cuál es el límite del fondeo de las distintas líneas?
-Hay fondos. A principios de año previmos un total de $ 1 mil millones para el Plan Belgrano. Si bien ya se ha ido entregando algo a lo largo del año, aún hay una disponibilidad muy importante.


-¿Cuánto de los fondos solicitados correspondieron a proyectos de Turismo?
-No tengo el dato preciso, pero no fue mucho.


-No suele ser un sector que encaje bien en las propuestas de financiamiento del sector público.
-No por ahora. Por eso aprovechando la FIT nos comunicamos con todos los ministros de la región, les informamos que están estos planes y que estamos acompañando los desarrollos que lleva adelante turismo.


LA CONFIANZA.
-A partir de la devolución que hicieron funcionarios y empresarios en la reunión durante la FIT puede leerse cierto escepticismo. ¿Cómo lo evaluaron ustedes?

-Es una realidad, se nota un escepticismo importante sobre muchos cambios que se están dando. Y es lógico, porque en otras oportunidades les prometieron que iban a ocurrir cosas que finalmente no se dieron.
Nosotros estamos trabajando para romper esos escepticismos y demostrar que efectivamente en este caso los cambios vienen en serio, que los planes están y se van a llevar adelante.


CORRER LA VOZ.
-Ubiquémonos en la óptica de un prestador que lee que puede pedir hasta $ 3 millones. ¿Por dónde empieza? ¿Cómo hacen para que el financiamiento sea requerido en el territorio de base?

-Primero están las Casas de la Producción que se van a crear en todas las provincias, que entre otros objetivos tienen el de propagar los planes del Ministerio para hacerlos más conocidos.
Al mismo tiempo, estamos mandando agentes del Plan Belgrano a cada territorio para hacer encuentros con los actores de los complejos productivos y transmitirles las herramientas que tienen disponibles, y convocarlos a la elaboración y presentación de proyectos que tengan alto impacto. Nosotros los vamos a acompañar con la Agencia de Inversiones y Comercio Exterior para generar el financiamiento que requieran.
Acá la idea es poner en marcha el aparato productivo. Como comentó en la reunión Andrés Boeninger, secretario de Integración Productiva, la salida que vemos a la pobreza en nuestro país es la generación de empleo y la única manera de hacerlo es propiciando nuevos desarrollos.
También tengamos en cuenta que lo que hacen estas herramientas es suplir una oferta que nosotros esperamos que vaya creciendo notablemente por parte de los privados. Nunca pensamos que desde nuestros programas podamos cubrir la demanda que existe en el mercado argentino, pero sí generar el impulso para que después se sumen los privados.


-¿Cuál es hoy la comparación que se puede hacer entre los créditos que ofrece el sector público y lo que ofertan los privados?
-Nosotros estamos prestando al 15%, un banco privado como mínimo debe estar en el doble. Pero hay que pensar que estamos en un proceso de reordenamiento de la economía, en el cual aspiramos a que las tasas continúen yendo a la baja. De hecho, en el corto plazo vamos a ir viendo que Argentina va a poder ir colocando deuda soberana en pesos a tasas mucho más bajas y eso va a generar mejores condiciones en el mercado.
El entusiasmo que muestra el inversor extranjero respecto de Argentina nos hace ver que tenemos que pensar por qué se da eso afuera y adentro todavía estamos con algunas dudas.


-Por ejemplo, los participantes del encuentro recordaron que hay mucha desconfianza en cuanto a los plazos de entrega de los créditos.
-Nosotros tenemos el caso de una pyme de Corrientes que accedió a un crédito muy importante (más de $ 70 millones) y tardó apenas seis meses. Pero siempre depende de cómo estén preparados los proyectos y la dinámica con la que se mueva quien lo solicita. Pero también estamos tratando de generar más fluidez de nuestra parte en el acceso al financiamiento, y eso se va a ir mejorando a medida que pase el tiempo.

 

Sumario de líneas de financiamiento

1) Para pymes en pesos
Hasta 10 años de plazo (hasta 2 de gracia incluidos).
Hasta el 80% de la inversión.
Tasa Badlar + 4,50%, con tope del 22%.

2) No Pymes en pesos
Hasta 10 años de plazo (hasta 2 de gracia incluidos).
Hasta el 80% de la inversión.
Tasa Badlar + plus, que va desde 3,50% a 3 años al 5% a 10 años.

3) Pymes y No Pymes en dólares
Hasta 10 años de plazo (hasta 2 de gracia incluidos).
Hasta el 80% de la inversión.
Tasa Libor + plus, que va desde 4,50% en 3 años al 5,50% en 10 años.

4) SUBSIDIOS DE TASA
Sobre la Línea para Pymes -hasta $ 10 millones y 7 años de plazo- la cartera asigna subsidios de tasas en función de las condiciones de empresa y proyecto. Por ejemplo:
General Sepyme: 4% de subsidio (tasa final techo 18%).
Primer Crédito Pyme: 6% (tasa final techo 16%)
Plan Belgrano Productivo: 6% (tasa final techo 16%).

5) COMEX
Para pymes y no pymes en dólares
Tasa fija del 3,50% para operaciones hasta 210 días.
Tasa fija del 4,50% para operaciones de más de 210 días.

6) CAPITAL DE TRABAJO ASOCIADO
Conjuntamente con cada inversión que financian, se reserva un margen de capital de trabajo a otorgar al momento de puesta en régimen de la inversión. Tope: el 20% de la inversión o el 30% del crédito (el menor entre ambos parámetros).

FUENTE: estamos-trabajando-para-romper-escepticismos-y-demostrar-que-los-cambios-vienen-en-serio

Temas relacionados

notas de tapa