Entrevista

Remo Monzeglio: "Uruguay va a enfrentar una gran demanda"

Convencido de la recuperación que se asoma, Remo Monzeglio, viceministro de Turismo de Uruguay, habla de las perspectivas positivas para lo que resta de 2021.

“No soy optimista ahora y ante la coyuntura: soy optimista por naturaleza”, explicó Remo Monzeglio, viceministro de Turismo del Uruguay. ”He vivido en ocho países y he visto hoteles golpeados por terremotos y otros episodios similares, pero hay siempre una capacidad de recuperación, de reinventarse y encontrar nuevos caminos, por eso no tengo ninguna duda sobre la recuperación”, agrega el funcionario. Hombre de experiencia en el sector, dialogamos con él para conocer sobre las perspectivas de recuperación que tiene Uruguay y que según el propio Remo Monzeglio son altamente positivas.

-La vacunación, en general, produce para el turismo una luz al final del túnel con relación a reactivarse ¿Cuál es la apuesta del Ministerio, en una recuperación ya desde septiembre o pensando en el verano mismo?

-Sí, definitivamente vemos la luz al final del túnel y venimos trabajando firmemente, desde hace por lo menos tres meses, en los instrumentos que nos van a permitir normalizar la situación del Turismo en Uruguay. En lo aéreo estamos trabajando sobre los pasaportes sanitarios, con el Travel Pass de la IATA. Y con Buquebus, hoy por hoy la empresa que más turistas trae al país, estamos avanzando mucho. Ellos trabajan con una herramienta de Amadeus que nos permite una trazabilidad sobre el turista y una serie de informaciones adicionales. También estamos trabajando con nuestra propia aplicación, que se llama coronavirus.uy, donde también las personas que vengan al país, deben completar una declaración jurada y presentar un PCR de 72 horas de antelación.

-Las dificultades que le ha planteado la pandemia a la actividad, condujeron a la necesidad de muchas empresas, de pedir asistencia de los Estados, ¿qué sucedió respecto de esto en Uruguay?

-Difícil encontrar en la región otro país que haya asistido más a las empresas del sector, que Uruguay. Nosotros hemos implementado el seguro de desempleo que, creo que no tiene similares en la región. Pero además lo hemos ampliado parcialmente para aquellas empresas que han seguido trabajando pero de modo discontinuo o liviano, y para los jornaleros, por ejemplo, que trabajan pocos días en el mes. En ese aspecto estamos conformes. Obviamente siempre va a faltar algo, es decir no es un esquema de asistencia perfecto, siempre va a faltar algo pero estamos conformes.

-Había cierta polémica respecto de que los primeros autorizados a viajar son los vacunados, pero persiste la disparidad entre las vacunas aprobadas. En Europa no reconocen la Sputnik que utiliza Argentina, pero a su vez tampoco la reconoce Brasil, y Argentina reconoce la Sinovac que utiliza Chile y Uruguay, etcétera ¿Cómo se resuelve esta cuestión?

-Nosotros desde el 7 de julio podemos ingresar a Europa sin ningún tipo de inconveniente. Pero sin dudas la idea es no vetar a nadie. Y en el sentido estricto del ingreso, hoy el turismo está vetado, pero a nivel ingreso, cualquiera que cumpla con el protocolo sanitario puede ingresar con cualquier vacuna aplicada, en cualquier país.

-¿La pandemia ha modificado el panorama promocional como destinos turístico, o no?

-Nosotros desde el 13 de marzo de 2020, al haber cerrado las fronteras, estamos de alguna manera como frizados. Eso no nos impide seguir manejando ciertas alternativas para cuando el turismo se reactive. En principio apuntaremos al turismo cualitativo y no tenemos ninguna duda de la altísima demanda turística que va a tener nuestro país, por muchos aspectos. En principio por los naturales atractivos turísticos, en segundo lugar, por la seriedad con la que el país manejó y maneja la pandemia, y además porque sanitariamente podemos dar garantías. Basado en estos tres factores entendemos que una vez que se reactive el turismo Uruguay va enfrentar una gran demanda.

-¿Hay una meta numérica fijada por las autoridades sanitarias, para pensar en una reactivación turística, o todavía no?

-La meta la ha trazado, a nivel general y no solo para el turismo, el propio Ministro de Salud, Daniel Salinas, una persona que goza de gran prestigio, por su sabiduría y su forma de ser. Él prevé que podremos alcanzar la llamada inmunidad de rebaño allá por el mes de septiembre, es decir en la antesala de la temporada estival. Y para eso nos preparamos con una certeza, en todo este tiempo hubo una ingente cantidad de personas que manifestaron su voluntad de venir, de ingresar al país e incluso muchos tramitaron su residencia o compraron propiedades, especialmente argentinos. Nadie tiene dudas que de haber tenido las fronteras abiertas hubiéramos recibido muchos visitantes.

-A mediano plazo, ¿cómo evalúa la conectividad aérea de Uruguay? ¿Hay algún proyecto de volver a contar con una aerolínea uruguaya?

-Vamos por partes. Comencemos por la conectividad. Copa Airlines, a comienzos de junio pasado, alcanzó los siete vuelos semanales y para julio alcanzará los doce vuelos semanales. Para un país pequeño como Uruguay esto es significativo, sobre todo porque acabamos de tomar la decisión de eliminar la cuarentena de los viajeros al llegar, para los vacunados. Este mes de junio comienza también a volar Eastern Airlines, Air Europa e Iberia nunca dejaron de volar y hay otras. Para un país pequeño hay demanda y la oferta ha respondido.

Respecto de tener una compañía propia, cabe recordar que recibimos del gobierno anterior una deuda por Pluna que todavía estamos pagando. Pluna cerró de un día para otro, en vísperas de las vacaciones de julio, dejando miles de personas tiradas. De esto las autoridades pasadas se enteraron por los diarios y todavía estamos pagando las consecuencias de eso. El gobierno anterior además tuvo que ver en otro intento, Alas U, una cooperativa con trabajadores de la vieja Pluna que resultó en otra experiencia fallida, que le costó a los uruguayos US$ 25 millones y que todavía estamos pagando. De modo que los antecedentes no son buenos, y por eso a veces no entendemos cómo, integrantes de la administración anterior se lanzan a dar soluciones en temas y áreas donde claramente fallaron.

-Debido a la pandemia, casi no hubo países que perdieran capacidad. Hablo de personal calificado despedido, hotelers reconvertidos y demás ¿Cómo está este aspecto en Uruguay?

-El turismo en Uruguay venía en caída libre desde hace seis años. De hecho, en 2018, se cerraron 14 hoteles en Montevideo que no recibieron ningún tipo de asistencia. Desde el 13 de marzo de 2020, nuestro gobierno, además de la asistencia de la que ya hablamos, brinda otras ayudas. Hay hoteles cerrados desde esa fecha, pero mantienen todo su personal porque el Estado ayuda a pagar los sueldos. Tampoco se les cobra el extra, en materia de suministro eléctrico, por la potencia extra contratada; y también se les ha eximido de otros impuestos en los últimos meses. Y también hemos ayudado a la gastronomía que la tiene más difícil por el pago del alquiler, en ese caso los hoteles en general tienen propietarios.

Esto nos da la tranquilidad de que la enorme mayoría de los emprendimientos turísticos y hoteleros van a poder reabrir sus puertas cuando se reanude la actividad. Algunos en el Interior siguieron trabajando y de hecho tuvieron un aumento de la ocupación porque la gente de las ciudades buscó espacios más abiertos.

-¿Cuáles serán las claves de la recuperación turística?

-Ninguna catástrofe a nivel mundial se atravesó sin consecuencias. El turismo ha cambiado y va a cambiar para siempre. En el caso de Uruguay, creo que vamos a ver un turismo de calidad, ya no pasajeros de fin de semana, sino estadías incluso más largas que antes. Se va a demandar los lugares de naturaleza. Creo que el turismo cualitativo va a reemplazar al masivo, al menos en los primeros años tras la reactivación.

¿Quién es el viceministro Remo Monzeglio?

Actual viceministro de Turismo del Uruguay, Remo Monzeglio ha pasado una vida dedicada al Turismo. Graduado como Técnico en Hotelería en Italia y Estados Unidos. Vivió ocho años en Europa y desempeñó su profesión en Italia, Francia, Suiza, Inglaterra y Grecia. Ocupó gerencias en hoteles como el Buganvilias Sheraton de Puerto Vallarta (México) y el Crowne Plaza de Santiago de Chile. Fue director General del Politécnico de Montevideo durante 27 años, y de la Alta Academia de Gastronomía del Uruguay, desde hace cinco.

En Uruguay, se desempeñó además como gerente de Marketing del hotel Victoria Plaza, director Ejecutivo de Solanas Emprendimientos Turísticos y director Ejecutivo del Mantra Resort, Spa & Casino de Punta del Este, entre otros.

Integrante del Partido Nacional, Remo Monzeglio asesora formalmente sobre temas de Turismo al actual presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, desde 2013.

notas de tapa