Compañías low cost

El Palomar: el Orsna le bajó el pulgar

Orsna asegura que Ezeiza es el único certificado para operar mientras dure la pandemia. Cierra así la opción, por el momento, de volver a operar en EPA.

El Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna), le bajó el pulgar al Aeropuerto de El Palomar que, aparentemente, no podrá operar mientras dure la pandemia. La ANAC había consultado al Orsna respecto de las condiciones de bioseguridad de El Palomar. Ayer el Organismo respondió por la misma vía, una nota administrativa a la Administración explicándole que “en el ámbito del AMBA, el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza, es el único donde se han adaptado medidas y procesos con el fin de atender la mentada demanda en condiciones de seguridad”. La nota detalla además que a partir del decreto N°260/20 se han definido “corredores sanitarios seguros”, entre aeropuertos que implementen protocolos y controles aprobados por el Comité Aeroportuario Covid-19 Nacional.

Se debe reconocer que, por sus dimensiones, aplicar ciertas normas de distanciamiento social supondría en muchas cosas, hileras de check-in realizadas a la intemperie. Sin embargo, lo curioso es que durante esta cuarentena se realizaron vuelos especiales que partieron desde EPA y con relación a ellos no parece haber habido planteos.

Se abre ahora la incógnita respecto de la operatoria de Flybondi y de JetSmart. Si la decisión es operar, estaría entonces todo planteado para que se mudaran a Ezeiza, sin precisiones respecto de si se trata entonces de un cambio temporal o permanente. Cabe recordar que el Aeroparque Jorge Newbery se encuentra cerrado por obras hasta febrero o marzo próximo. En tal sentido también cabe recordar que la salida del mercado de Latam Argentina ha supuesto un vacío de oficinas, counters y slots en el Jorge Newbery que bien podría ser repartido entre las low cost.

Sin embargo, la pelea que han venido dando las low cost va más allá de instancias meramente operativas. Para ellas, El Palomar es un símbolo y no están dispuestas a cambiarlo. Por otra parte, se debe atender otras cuestiones. Operar en Ezeiza implica un cambio de la ecuación económica. No solo por el valor de las tasas (EPA las tiene subsidiadas, por eso era el “Primer aeropuerto low cost de Sudamérica”), sino porque las dimensiones del aeropuerto son diferentes. “Llevar el avión de una posición remota de parking a la manga demanda o más gasto de combustible, si lo hace de modo autónomo, o el costo de pagarle a Intercargo para que lo haga”, explicó a Ladevi el gerente de una de las compañías afectada. En definitiva y en medio de una vuelta de vuelos que ha sido confusa y arrevesada, se suma otro punto de conflicto y fricción.

notas de tapa