EVENTO

Michelangelo rinde tributo a Juan Manuel Fangio

De la mano de la Fundación Fangio, la histórica casa de tango Michelangelo de Buenos Aires presentó una muestra dedicada al quíntuple campeón de Fórmula Uno.

La tradicional casa de tango Michelangelo del barrio porteño de San Telmo dejó inaugurado un espacio dedicado a Juan Manuel Fangio que atesora valiosos elementos que hicieran a la vida del célebre corredor, quíntuple campeón mundial de Fórmula Uno, entre otras numerosas conquistas.

El lanzamiento de la muestra contó con la presencia de miembros de la Fundación Fangio, responsable del Museo del Automovilismo Fangio, inaugurado en 1986 en la ciudad de Balcarce, celoso guardián de vehículos, trofeos y una vasta memorabilia del premiado deportista.

Al evento también se sumaron reconocidas figuras del automovilismo argentino, prensa y Juan Carlos Pallarols, quien cinceló dos obras dedicadas a Fangio.

En el marco de un cóctel con especialidades gourmet de la cocina de Michelangelo, Juan José Carli, presidente de la Fundación Fangio, recordó los hitos del piloto, que obtuvo cinco campeonatos mundiales de Fórmula Uno (1951, 1954, 1955, 1956 y 1957), dos subcampeonatos (1950 y 1953) y fue además ganador en dos oportunidades de las 12 Horas de Sebring (1956 y 1957).

Cabe recordar que Fangio también tuvo una destacada trayectoria en carreras de TC (Turismo Carretera) y grandes premios nacionales y regionales.

Michelangelo.jpg
Luis Machi y Tony Pero (izq.) y Martin Garola (der.), de Michelangelo, junto a Guillermo Giménez, prefecto Nacional Naval y parte de su equipo.

Luis Machi y Tony Pero (izq.) y Martin Garola (der.), de Michelangelo, junto a Guillermo Giménez, prefecto Nacional Naval y parte de su equipo.

Según se anticipó, este no será el único tributo de Michelangelo: próximamente será recordado de manera similar el Dr. René Favaloro, trágicamente desaparecido en 2000 y mundialmente reconocido por haber desarrollado el bypass coronario.

Michelangelo: historia con ritmo de tango

El edificio original de Michelangelo fue construido por el arquitecto inglés Edward Taylor e inaugurado en 1885 como depósito de aduana. Más adelante lo ocupó una destilería y desde siempre se destacó por su imponente portón de madera sobre la calle Balcarce, joya que aún se conserva.

La sala principal –con bóvedas separadas por muros verticales- abrió por primera vez como tanguería en 1967, con varios cierres y reaperturas, las últimas en 1999 y 2005. Tal era su fama que el propio Astor Pizzolla le dedicó un tema: “Michelangelo 70”, presente en su disco “Adios Nonino”.

En tiempos pasados fue la boite “M” y en otros Samsung Studios, hasta su relanzamiento definitivo como casa de tango de alta gama a mediados de 2022 de mano de Luis Machi, quien –tras una millonaria inversión– dotó a las instalaciones de todo lo necesario, incluyendo un teatro con capacidad para 200 personas equipado con tecnología de punta.

Michelangelo es parte de un complejo que también integran La Ventana, Aljibe Tango y Gala Tango.

Temas relacionados

Dejá tu comentario