FOOD TRUCKS

Los empresarios porteños aprueban la norma pero exigen controles eficientes

La ley, que aún debe ser reglamentada y que hasta el mes pasado el formato de venta sólo estaba habilitado para eventos privados y ferias gastronómicas, indica que el Ministerio de Ambiente y Espacio Público fijará los lugares, días y horarios para el funcionamiento de estos vehículos gastronómicos.

A la espera de la reglamentación, la ley que habilita el funcionamiento de los food trucks en el espacio público fue bien acogida por los dirigentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Destacando que la norma para regular el funcionamiento de los "food trucks" en el espacio público incluye y atiende varias demandas que la Ahrcc había elevado, los empresarios denunciaron que la tarea de la Agencia Gubernamental de Control, está a cargo de la habilitación general, será vital para que no prevalezca la competencia desleal.


EXPECTANTES.
"La Cámara de Restaurantes de la Ahrcc nunca se opuso a las tendencias y modernización en el campo de la gastronomía, pero siempre exigimos que estos expendios de alimentos cumplan con las mismas demandas y obligaciones que les exigen a los establecimientos legalmente constituidos para que así no exista la competencia desleal", manifestó Verónica Sánchez, titular de la Cámara de Restaurantes de la Ahrcc.
A la espera de que la reglamentación de la norma no coaccione contra el espíritu de la ley, la dirigente se mostró satisfecha por dos cuestiones especiales que la iniciativa contempla: "Los food trucks deben ubicarse como mínimo a 200 m. de comercios fijos de expendio de comidas o bebidas. Además, lo más valioso del escrito es que se les exige a estos puestos el cumplimiento del código alimentario".
No obstante, Sánchez bregó para que esta norma no sea un mero marco legal y enfatizó en que "para que la ley sea un éxito, necesitaremos que los organismos pertinentes de control hagan eficientemente su trabajo".
Respecto al canon que deberán pagar los food trucks -el importe anual es de $ 18 mil-, la presidenta de la Cámara de Restaurantes de la Ahrcc solo alegó que el monto rayana lo vergonzoso e irrisorio, pero resaltó: "Cuánto paguen quedará a un segundo plano, siempre y cuando acaten y cumplan con los procedimientos y obligaciones de higiene, traumatología, recolección de residuos, derechos de trabajo y manipulación de alimentos, entre otros".
A su turno, Daniel Prieto, presidente de la Cámara de Cafés y Bares de la Ahrcc, reconoció que la ley sació algunas de las cuestiones que desde la Asociación pusieron a consideración. "Si bien falta la reglamentación y muchas cosas pueden cambiar, estamos satisfechos con la medida", manifestó, pero sostuvo: "Nos hubiera gustado que especifiquen aquellos lugares donde se podrán ubicar los food trucks".
Para terminar y tras destacar que la norma prohíbe la venta de bebidas alcohólicas, la publicidad sonora o visual que contamine el medioambiente y arrojar desperdicios o efluentes a la vía pública, Prieto resaltó que la ley pretende una sana competencia y que será obligación del gobierno controlar que se cumpla.


¿DESPROTEGIDOS?
Luego de que la Legislatura aprobará la ley para que los food trucks se instalen en espacios públicos, el modelo gastronómico sobre ruedas prevé un crecimiento exponencial para 2017. Sin embargo el negocio de las aseguradoras aún está vacante, y representa una oportunidad para las compañías de pólizas.
Por tanto, en Estados Unidos, Farmers Insurance desplegó una cobertura que combina las pólizas tradicionales para autos con una serie de respaldos económicos que se utilizan en los restaurantes y patios de comida; al tiempo que la multinacional francesa AXA Seguros lanzó en México un seguro específico para estas cocinas que cubre al dueño frente a daños materiales del food truck causados por incendios, explosiones y "alborotos populares o huelguistas". Además, ofrece protecciones básicas como daños a terceros, robo y asalto. En España, la firma Helvetia inyectó hace un año una cobertura unificada para estos negocios. La póliza contempla asistencia mecánica y daños a terceros; de responsabilidad civil, que cubre la explotación del negocio, patronal y productos alimenticios, y una cobertura multirriesgo que protege los daños de incendio y robo. El costo del seguro ronda los € 1.000.
Al respecto, Sánchez exhorto por la existencia de seguros para los food trucks y advirtió que en un principio las coberturas deberían ser en forma individualizada: cocina, equipamientos y vehículo. En tanto, Prieto comentó que los food trucks deberán tener, como mínimo, seguros contra terceros.

ROSARIO SE SUBE AL CAMIÓN

La intendenta de Rosario, Mónica Fein, firmó la reglamentación que habilita a los camiones de comida a funcionar en ciertos lugares de la ciudad, el 21 de diciembre. La habilitación para prestar el servicio de food truck en Rosario se había aprobado por ordenanza en el Concejo el año pasado.
La planificación fue trazada para no interferir con la oferta de los centros gastronómicos tradicionales, y los food trucks serán ubicados en los parques Regional Sur, Sunchales, Urquiza, Scalabrini Ortiz, Oeste, de las Colectividades, del Mercado, y también en el autódromo, entre otros lugares. Funcionarán al menos cinco días de la semana, entre las 15 y 23 horas.
A su vez obliga a los food trucks a que se instalen a no menos de 200 m. de restaurantes y que puedan obtener, también, licencias aquellos que tienen más de una propiedad gastronómica. Además habrá un cupo de 10 camiones para toda la ciudad, con un máximo de tres en cada una de las zonas determinadas por el municipio.

FUENTE: los-empresarios-portenos-aprueban-la-norma-pero-exigen-controles-eficientes-

Temas relacionados

notas de tapa