N/A

El fin de los findes XL

El Poder Ejecutivo envió al Congreso el proyecto que elimina los dos feriados puente, argumentando -en contra de lo firmado por todas las carteras de turismo de las provincias- que no generaban incrementos en los viajes y sí afectaban a la producción y a la educación. De aprobarse el nuevo régimen, 7 de los 16 feriados serán trasladables, para compensar con más recesos de tres días (lo cual no se daría en 2017). Cómo afecta a los destinos turísticos y qué reacciones se esperan.

El pasado 9 de diciembre fue el último "feriado con fines turísticos" desde su debut un 25 de marzo de 2011. "Los resultados esperados por lo dispuesto en dicha medida no han sido los esperados" (SIC), apuntó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en el mensaje que acompañó al proyecto de ley con el cual el Gobierno elimina los puentes y reordena el calendario de feriados vigente.
La fundamentación de la iniciativa, ingresada el miércoles 30 de noviembre en la Cámara de Diputados, llamó la atención por la dureza con la que se contradice con las posturas previas de las carteras de Turismo nacional y provinciales. "Los viajes por turismo en el país no se han visto incrementados desde su dictado (del decreto 1.584 de 2010) y, además, los feriados con fines turísticos han afectado a gran cantidad de pequeños y medianos comerciantes que sufrieron pérdidas económicas y competitivas de significativa importancia, viéndose impedidos de cubrir sus costos", agregó el ministro del Interior.
Pero el funcionario no sólo plantea la necesidad de fortalecer la competitividad de las mipymes eliminando los puentes turísticos, sino que también argumenta que la redefinición del sistema implica "un fuerte compromiso con la educación pública a fines de mejorar el rendimiento de los alumnos y la formación de los docentes" (SIC).


LOS CAMBIOS.
En definitiva, el proyecto que ingresó a la Cámara de Diputados plantea dos cambios neurálgicos respecto al sistema vigente. Por un lado, la eliminación de los dos feriados con fines turísticos, que por año implicaban un receso de cuatro días. Con esto pierden claramente todos los destinos nacionales, pero fundamentalmente aquellos que se encuentran más alejados de los principales centros emisores de turistas.
Por otra parte, en función de generar "un balance entre el desarrollo de la actividad turística y el fomento de la producción, encontrando un punto medio que beneficie a ambos sectores", el Gobierno propone que siete de los feriados del calendario (en 2016 fueron tres) sean trasladables. Se trata del 24 de marzo, el 2 de abril, el 17 y el 20 de junio, el 17 de agosto, el 12 de octubre y el 20 de noviembre Por ende, aquellos que coincidan con los días martes y miércoles se moverán al lunes anterior y los que caigan un jueves o un viernes se cumplirán el lunes siguiente.
Ahora bien, en la práctica en 2017 esta ley sólo propiciaría tres nuevos fines de semana largos de tres días. Se trata del 20 de junio (pasa de martes al lunes), el 17 de agosto (de jueves a lunes) y el 12 de octubre (de jueves a lunes). El resto caen en sábado o domingo (por ende, no se mueven) o bien porque se cumplían en un lunes o viernes (lo cual per se generaba un receso extendido).
En definitiva, habrá sólo dos recesos de cuatro días (Carnaval y Semana Santa), ocho de tres días y uno que queda entre semana. El calendario sería prácticamente igual al que regía, salvo que con dos feriados puente de cuatro días menos.


LO QUE SE PERDERÍA.
Pese a ser un año particularmente malo para el turismo nacional, en los siete fines de semana largos de 2016 -tres de cuatro días y cuatro de tres jornadas- viajaron 8,4 millones de turistas con pernocte, que generaron un movimiento financiero directo de $15.269 millones en las economías regionales.
Pero esas son las realidades macro, de enfoque nacional. Más desesperante es la mirada micro, a nivel local. Por ejemplo, en el municipio de La Costa más del 80% del peso relativo de los arribos turísticos lo generan los feriados largos. "Con lo cual, reducir su cantidad, sea en uno, dos o lo que se tenga pensado, va a repercutir inmediatamente y de manera negativa en el movimiento económico", explicó a este medio su secretario de Turismo, Rodrigo Torre, y agregó: "Sólo en La Costa los feriados hicieron que en los últimos ocho años se abrieran más de 4.000 nuevos comercios. Y eso es un dato concreto, como los 17 mil puestos de trabajo que de ello dependen".
Conocida la intención del Gobierno, se abre la puja política e incluso la judicial. Algunos legisladores creen que no será fácil construir consensos federales en torno a este proyecto. Vale recordar que, por caso, a fines de octubre los titulares de las carteras de Turismo de 20 provincias, la Ciudad de Buenos Aires, la Cámara Argentina de Turismo y el coordinador del CFT del MinTur firmaron una Declaración donde ratificaron la importancia de los denominados fines de semana largos (incluyendo explícitamente los puentes) para el fortalecimiento del turismo interno y se comprometieron a trabajar conjuntamente para mantener su vigencia.

FUENTE: el-fin-de-los-findes-xl-

Temas relacionados

notas de tapa