EANA y un trabajo esencial para el presente y el futuro

La empresa que gestiona el espacio aéreo de nuestro país explicó el trabajo que desarrolla para replantear las rutas aéreas y las áreas terminales para optimizar tiempos y ahorrar combustible.

La aplicación de la tecnología está generando una verdadera revolución: esto no es novedad ni algo reciente. Pero justamente por eso, porque es casi una verdad de Perogrullo, es que mantener un sistema sin tocar por los últimos 30 años resulta inconcebible. Sin embargo así fue, el espacio aéreo argentino sufre por estos meses las primeras modificaciones en décadas. “Por eso creo que la EANA es disruptiva”, sintetiza el presidente de la Empresa Argentina de Navegación Aérea, Agustín Rodríguez Grellet, en conferencia de prensa. Cabe recordar que el ejecutivo es el primero en dirigir este organismo creado por ley en 2015 y conformado el año pasado. “Hoy el mercado está creciendo a tasas de 18 a 20% mensuales: Argentina claramente estaba con el freno de mano. Nosotros sabíamos que esto iba a suceder y que debíamos, para entrar en un círculo virtuoso, modernizar el espacio aéreo”, agregó Rodríguez Grellet. “Podíamos tercerizar todo el servicio a un valor de US$ 15 millones, pero elegimos no hacerlo. Pedimos ayuda al Decea (Departamento de Control del Espacio Aéreo) brasileño que ya había reformado su espacio aéreo. Ellos nos cedieron profesionales para que a su vez formaran a nuestra gente y planeamos completar todo el proceso con un costo calculado de US$ 5 millones”, detalló el titular de EANA. “Por otra parte, nuestra meta sigue siendo llevar la capacidad máxima a la de la infraestructura en tierra y no del espacio aéreo. Es decir que no se puedan sumar más operaciones por restricciones en tierra (espacio en plataforma, por ejemplo) pero no porque el espacio aéreo no lo puede resistir”, concluyó Rodríguez Grellet.

 

La verdadera revolución.

“Creamos en enero pasado el grupo de diseño de procedimientos, adquirimos los equipos y el software necesarios (provenientes de la empresa IDS) e incorporamos la ayuda y asesoría de personal de la Decea de Brasil. Para que tengan una idea, el trabajo de laboratorio solo, de rediseñar una ruta puede tomar 3 semanas, pero replantear toda un área terminal lleva entre 9 y 10 meses, y además implica trabajar con instituciones locales, los controladores del aeropuerto y demás”, detalló Rodrigo Devesa, jefe del Departamento de Diseño del Espacio Aéreo de EANA. “Todos son consultados e integrados en el proceso de definición. Aplicamos la técnica de CDM (Collaborative Decision Management)”, afirmó el especialista.

“Entre septiembre y lo que queda del año tendremos nuevos procedimientos para Iguazú, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero, San Luis, Aeroparque, Ezeiza, Viedma y Santa Rosa. En muchos aeropuertos se redujeron los tiempos de aproximación o se reorganizaron las aproximaciones y salidas”, dijo Devesa. Y concluyó: “Comenzamos el año con 17 procedimientos PBN (Performance Based Navigation, navegación satelital aplicada a los procedimientos aeronáuticos) y vamos a concluir el año con 200. También hemos optimizado 18 rutas. Todo esto generará ahorros de US$ 24 millones”.

FUENTE: eana-y-un-trabajo-esencial-para-el-presente-y-el-futuro

Temas relacionados

Dejá tu comentario

notas de tapa