N/A

Dos discursos, dos miradas de una misma realidad

En la apertura de la edición 2016 de la FIT el presidente de la Faevyt planteó una agenda de medidas necesarias para recuperar competitividad y dejar de perder empleos formales. Además, fustigó con particular dureza las políticas comerciales de Aerolíneas Argentinas. En cambio, la versión del ministro de Turismo, Gustavo Santos, fue que en apenas nueve meses la actividad "está revirtiendo los últimos años de decadencia", que el receptivo internacional se recupera y el interno crece.

La apertura de la FIT 2016 venía precedida por dos cuestiones que le daban una expectativa diferente a la de años anteriores. Por un lado, ver cómo recogerían los discursos el aciago clima sectorial, con la consolidación (y agudización) a lo largo del año de muchos de los problemas de arrastre. Por el otro, asistir al debut de Gustavo Santos inaugurando la muestra y la puesta a prueba de su oído para atender y responder a las demandas.
La crudeza del diagnóstico partió de la boca del titular de la Faevyt, Fabricio Di Giambattista, quien -aunque con gestualidad sobria- planteó una extensa agenda de temas a abordar para recuperar la competitividad.
Por su parte, Santos hizo alarde de su fluidez para las puestas en escena, pero evadió los reclamos y apeló a un relato en el cual "la decadencia de los últimos años" se revirtió en apenas nueve meses de gestión.
Pero vayamos por partes.


"NECESITAMOS RECUPERAR LA COMPETITIVIDAD."
Mientras que el Ministerio de Turismo afirma que "en poco tiempo, en muy poco tiempo, hemos recuperado el Norte" (SIC, Gustavo Santos), celebran la vuelta de las inversiones ("ya hay relevados proyectos por $ 15 mil millones") y dicen que medidas como la devolución del IVA se traducirá en el corto plazo en 8 mil nuevos empleos y 120 mil turistas adicionales, desde el riñón de las agencias piden ajustar el torniquete para frenar la pérdida de fuentes de trabajo y hacer viable el negocio. Y esa doble mirada quedó patente en los discursos.
"Nuestro sector necesita recuperar la competitividad para poder así traer más inversiones y generar empleo genuino para el país", comenzó diciendo el titular de la Faevyt. Uno de los blancos neurálgicos de su alocución fue la cuestión fiscal, donde insistió en la necesidad de obtener un correcto encuadramiento como intermediarios, en particular respecto de Ingresos Brutos: "El Presidente (Mauricio Macri) supo entenderlo en su momento para la Ciudad, y no tengo dudas de que sabrá hacerlo a nivel nacional, porque para los tiempos que corren este no reconocimiento nos aleja del mercado mundial".
En el mismo sentido, Di Giambattista dijo que es fundamental reducir la presión tributaria: "Tenemos doble imposición sobre un mismo hecho de IVA e Ingresos Brutos, con regímenes de percepción que atentan contra la inversión. Si las provincias no unifican criterios, definitivamente actúan en perjuicio de los destinos turísticos". Y, además, reclamó corregir las distorsiones impositivas respecto de los servicios que ofrecen los competidores extranjeros: "No son más eficientes que nosotros; sino que aprovechan beneficios impositivos y normativas anticuadas y ambiguas para desarrollarse". Puntualmente, apuntó contra "la mal llamada economía colaborativa" y dijo: "Sr. ministro, es necesario crear un marco competitivo de igualdad con la oferta tradicional". En líneas generales, continuó el dirigente empresario, "entendemos que hay que considerar normativas y propuestas que se adapten a los nuevos productos y servicios, antes de que sigamos perdiendo empleos formales y oportunidades de desarrollo y crecimiento".


TELÉFONO PARA AEROLÍNEAS.
Párrafo aparte (en realidad fueron varios) merece el durísimo ataque del titular de la Faevyt hacia las políticas comerciales de Aerolíneas Argentinas. Respecto de la baja de comisiones al 1% propiciada en enero, Di Giambattista insistió en que la compañía debe considerar alguna propuesta inclusiva para el canal comercializador, "más aún en cabotaje, que es un mercado monopólico con tarifas mínimas reguladas". De paso, pidió que se los incluya en la ley de Defensa del Consumidor, de la cual hoy están a salvo.
Asimismo, fustigó lo que consideró una discriminación de las agencias en las ofertas lanzadas por AR: "Tenemos que lograr crecer juntos, con acciones de promoción compartidas para potenciar la venta. Y si es en horario laboral, mejor...", se quejó el empresario en clara alusión a la campaña "Noche Aerolíneas, precios soñados".
Si nos guiamos por las respuestas a este medio por parte del gerente comercial de AR, Diego García, (ver recuadro "El retruco...") todo indica que el diferendo está lejos de encontrar un cauce común.


EL MUNDO SEGÚN SANTOS.
Como dijimos al principio, Santos esquivó las referencias a las demandas planteadas por las agencias y construyó un relato en el cual en nueve meses se habrían revertido años de decadencia: "Los datos permiten percibir los primeros síntomas de la reactivación de la actividad". Se refirió a números positivos en el turismo interno desde junio y subrayó que "el receptivo internacional se recupera y aspiramos a positivizarlo (SIC) en poco tiempo más". En este sentido, celebró que el principal cliente de Argentina, Brasil, hoy caiga al 4%, comparándolo con el desplome del 40% de 2015.
Respecto de la reglamentación de la devolución del IVA a los extranjeros sobre los consumos en alojamiento, el titular del MinTur presumió de haber resuelto "en nueve meses una demanda de más de 30 años, aprobada hace 15 años y jamás aplicada".
Por otra parte, el funcionario sostuvo que "nunca antes un presidente argentino dio tanto protagonismo al sector" y arengó a la actividad a "convertirse en la vanguardia de una Argentina mejor".
Más risueñas cayeron las habituales alusiones al cambio por parte de un Ministerio que ahora dialoga y entiende que quien piensa diferente no es un enemigo (N. de la R.: llamativo siendo que, por ejemplo, desde que asumió no le ha dado ni una entrevista mano a mano a este medio) o el latiguillo de un federalismo sin discriminaciones políticas hacia las provincias, ya que "hoy todos podemos opinar e incluso disentir".
En un punto intermedio, el ministro de Modernización, Innovación y Tecnología porteño, Andy Freire, planteó la dicotomía entre las evoluciones de Lima, que en los últimos cinco años pasó de dos a cinco millones de turistas extranjeros; y la Ciudad de Buenos Aires, que en ese mismo período creció de dos a 2,5 millones de visitantes. "Entonces, es cierto que tenemos todo para avanzar y evolucionar, pero también debemos aceptar que hay otros que están haciendo las cosas muy bien, y que hay que tener una envidia sana y la humildad de querer aprender para ver qué podemos hacer mejor", afirmó Freire.

El retruco de Aerolíneas

Pocos minutos después de haber asistido a las durísimas críticas hacia las políticas de la compañía, en declaraciones a este medio el gerente comercial de AR, Diego García, cantó retruco al señalar: "El presidente de la Faevyt señaló que Argentina tiene que ser competitiva internacionalmente, y la verdad es que las comisiones en todo el mundo son 0%, mientras que acá estamos con el 1%".
El ejecutivo también respondió a las críticas de discriminar al canal intermediario en las promociones: "Muchas agencias están dentro de las ofertas y, además, los paquetes de Aerolíneas Vacaciones son con agencias de viajes, no como otros competidores", apuntó García, quien agregó que la aerolínea de bandera "está apostando muy fuerte al desarrollo de la industria en general, no solamente por el lado de los agentes de viajes".
Por último, planteó que pese al duro cruce "hay que rescatar que podamos estar en una misma mesa y disentir, como dijo el ministro".

FUENTE: dos-discursos-dos-miradas-de-una-misma-realidad

Temas relacionados

notas de tapa