Inicio
General
Carlos Alonso

"Nunca imaginé que un día el BSP nos iba a deber plata"

El presidente de la empresa que en tiempos normales emitía 1.000 tickets aéreos diarios cuenta cómo está la situación de los reembolsos y cómo es vivir sin facturar. Asimismo, ensaya una mirada sobre las oportunidades del día después para las agencias.

La crisis disparada a partir del coronavirus no deja de sorprender a la industria turística con imágenes impensables apenas dos mes atrás y un desafío inédito para las empresas del sector: sobrevivir con facturación cero y, al mismo tiempo, prepararse para el día después.

“Jamás en mi vida dejé de pagar al BSP. Hoy el BSP me debe plata. Algo ilógico, que nunca en mi vida pensé que iba a vivir”, quien lo dice es Carlos Alonso, presidente de Tucano Tours, una empresa en la que el 89% del negocio se basa en la consolidación y que en tiempos normales emite más de mil tickets aéreos por día. “Esto es una película de ciencia ficción para todos”, añadió.

Estoy absolutamente convencido que ésta va a ser la última industria en reponerse

Es que además de las imágenes insólitas, esta crisis tiene la particularidad de ser dramáticamente democrática: no sólo le pega a los más chicos, sino que también se ha ensañado con los gigantes. Si hasta la propia IATA tuvo que admitir que sus aerolíneas asociadas no podrían devolver los US$ 35 mil millones que se calcula que deberían reembolsar por tickets vendidos y no volados en todo el mundo. Lo cual ha dejado expuestas a las agencias frente a sus clientes y en la mira de Defensa del Consumidor.

Este punto, quién mejor que quien timonea la tercera empresa con mayor volumen de emisión de aéreos (arañando el segundo lugar) para pasar en limpio el álgido tema de los reembolsos. “Se hicieron devoluciones en un principio a través de GDS, pero luego todo lo que fue a través del BSP quedó enganchado y eso va a ser recién devuelto en cash dentro de 10 meses a un año. Después empezaron a salir los famosos bonos y vouchers y se adoptó una metodología más flexible con boletos, incluso aquellos que no tenían ni reembolso ni cambio de fechas”, detalló Alonso. El titular de Tucano dijo que la situación cambia día a día, pero lo que está claro es que las compañías aéreas quieren dos cosas: “Por un lado, que la gente no mande los boletos a devolución. Para eso flexibilizaron sus regulaciones tarifarias y sus políticas de penalidades. Por otra parte, quieren empezar a hacer caja y eso lo van a lograr con ventas a futuro. Así es que están saliendo – y vamos a ver más- promociones de algunas aerolíneas, por las cuales un ticket que antes salía US$ 1.000 ahora lo bajaron a US$ 600 y en vez de ser sin cambios te dan tres y en lugar de un año de vigencia te otorgan 18 meses”. Conclusión, hoy no hay reembolsos, pero por ahora tampoco facturación.

En esa emergencia, según Alonso, el foco está puesto en cuidar a la gente: “Es lo primero que debe hacer el empresario. Lo que le interesa a Tucano es que nadie pierda su trabajo. Y al ser la consolidación un negocio de volumen –con el riesgo con conlleva- tenés que tener un colchón”. Más aun pensando en que las proyecciones hasta fin de año no son favorables. “Estoy absolutamente convencido que ésta va a ser la última industria en reponerse”, afirmó Alonso, quien dijo que es imperioso que se otorguen créditos blandos para ayudar a pymes y grandes empresas a conservar empleados y confió en que los Estados van a subsidiar a las aerolíneas: “Creo que van a sobrevivir, bajarán las frecuencias o se quedarán con menos máquinas, pero van a recibir ayudas para seguir volando”.

LAS OPORTUNIDADES DEL DÍA DESPUÉS.

El titular de Tucano coincide con los pronósticos generales de que lo primero que se recuperará será el turismo nacional y recién luego –paulatinamente- el internacional, para lo cual serán claves las promociones de preventa que se puedan activar de ahora en más.

Ahora bien, cuántos de los actuales jugadores del mercado llegarán a ver el día después. “Ojalá que todos, pero lo veo complejo. Es más una expresión de deseos”, se sinceró Alonso, quien si ya antes de esta crisis veía la necesidad de que el mercado se concentrara, ahora cree que eso es inevitable.

Recibí infinidad de llamados preguntándome si conocía a alguien de fulanito.com porque no les daban bola. Para mí quedó claro que no hay nada como un profesional

La buena nueva es que Alonso, como muchos otros analistas de la industria, ven una oportunidad en la revalorización del rol de los agentes de viajes a partir de la asistencia brindada a los pasajeros al comienzo de la crisis. “Para mí quedó claro que no hay como un profesional”, insiste el titular de Tucano. La contracara son los dardos que están recibiendo muchas OTAs y el ‘hágalo Ud. mismo’ digital: “Recibí infinidad de llamados preguntándome si conocía a alguien de fulanito.com porque no les daban bola. Todo el mundo se está quejando. Hasta los propios periodistas por televisión dicen que por no recurrir a un agente de viajes está teniendo los problemas que tienen. Lo cierto, es que las online son empresas de tecnología que venden turismo y no les dan los costos para bancar lo que vale realmente un profesional”.

Dejá tu comentario