opinión

La comercialización turística ante un nuevo paradigma. Desafíos y propuestas para las agencias de viajes

Adriana Romero, Magister en Gestión y Economía del Turismo, Lic. en Turismo y exSecretaria de Turismo de La Pampa, analiza la desregulación de las agencias de viajes.

"En los años que llevamos desde la profesión turística bregando por un encuadre correcto del ejercicio profesional en las agencias de viajes y por ende proponiendo que se reflejara en la modificación de la ley 18.829, y sus decretos y las resoluciones, nunca hubo voluntad política que lo hiciera posible.

Allá por 2018, parecía que el proyecto del diputado Héctor Baldassi, que derivó en una nueva versión que recogió las opiniones de la casi totalidad del arco turístico durante la presidencia de la Comisión por el Diputado, Franco, iba a ser aprobado, pero eso no sucedió.

El escenario es hoy distinto y las urnas se expresaron por una opción que demanda innovación, creatividad y pensar fuera de la caja, con un sinceramiento por parte de los actores del sector.

¿En qué sentido?, en reconocer que los sucesivos parches a la 18.829, que incluyeron siempre a los registros, no resolvieron el problema de los controles a los no registrados y tampoco evitaron incumplimientos, quiebras y estafas.

Por tal motivo los cambios deben apuntar a un nuevo paradigma que responda a la demanda de la sociedad, reduciendo los costos administrativos, descentralizando y brindando herramientas para la promoción del emprendedurismo y para la defensa del consumidor. La ley de Defensa del Consumidor y la ley de Lealtad Comercial son quizás la referencia más importante y debe buscarse la descentralización y el respeto al federalismo.

Para el control de las agencias de viajes, las provincias tenían convenido con Nación ayudar en la etapa presumarial, enviando las actuaciones al organismo de aplicación nacional en materia turística, que con su área de Registro de Agencias recibía y procedía con el caso.

Es conocida la demora en responder, la cantidad de expedientes que según la última administración estaban pendientes (cerca de 4.000) y la irregularidad encontrada sobre resoluciones diferentes en casos idénticos. Está probada la ineficacia de dicho sistema.

El otro Registro, el de Idóneos, es de una endeblez jurídica escandalosa, pero nunca se pudo hacer nada para evitar lo que sucedió: fue creado por el Estado y delegado en la asociación gremial empresaria, hoy Federación, que lo tuvo durante décadas, obligando a los profesionales e idóneos a abonar un arancel para obtener un permiso y poder ser o figurar como responsables técnicos de la agencia. Se permitió que las firmas fueran rentadas a bajo costo sin la presencia virtual o presencial del profesional en la agencia.

La comercialización turística ante un nuevo paradigma. Desafíos y propuestas para las agencias de viajes

Los convenios para controlar en nombre del Estado Nacional deberán ser denunciados, máxime si se deroga la ley 18.829. Hay provincias que cuentan con registros de prestadores turísticos, diría que todas, por lo que no habría impedimento de llevar un registro de las agencias de viajes, sea a través de un Colegio de Profesionales entendiendo que la profesionalización es el camino insoslayable en la prestación de servicios, o sea a través de registros propios.

Dado que la mayoría debe fiscalizar a los alojamientos y prestadores, eficientizando el área correspondiente, estará en condiciones de hacer lo propio con las agencias, trabajando en coordinación con Defensa del Consumidor y con Lealtad Comercial, que también disponen de inspectores o agentes de fiscalización.

Estará en la decisión política de los poderes ejecutivos y legislativos de cada provincia. Pero será mejor que la inexistente fiscalización de agencias y el remedo de regulación profesional del nivel nacional que hemos sufrido hasta ahora.

Otro registro que no está funcionando es el de Coordinadores de Turismo Estudiantil, un tema sensible que implica a menores de edad a cargo de jóvenes con poca experiencia; tampoco se ha informado sobre el destino del fideicomiso de la cuota cero. Son muchas las denuncias e incumplimientos que, pese al sistema de protección estatal, se siguieron produciendo.

El proyecto de la diputada Ana Mría Ianni presentado recientemente para derogar la 18.829, reitera anteriores versiones con algunas variantes, pero insiste con la creación de un régimen especial con un fondo de garantía, un consejo consultivo, un registro de agencias que ya existe y que demostró su inoperancia, un turista-usuario (utilizado en proyectos anteriores, que podría ser usuario turístico para un mejor estilo pero en fin, es un tema menor).

Menciona al Registro de Idóneos en manos de Faevyt y la Resolución de su creación, como organismo que valida los títulos para ser responsable técnico de agencia, con lo cual lo mantiene vigente. La equiparación de las agencias sin fines de lucro con las comerciales, es un viejo reclamo debido a la competencia desleal.

El sector turístico está ante un desafío. Es hora de enfrentar la verdad de un sistema que viene fallando hace décadas y que muchas veces implica cazar en el zoológico mientras fuera de él los predadores hacen su tarea.

También los ciudadanos estamos ante el desafío de ser consumidores más responsables, no acudiendo a precios irrisorios para productos que sabemos tienen un precio promedio más elevado. Es hora de no dilapidar los recursos públicos, de incluir realmente a todos los protagonistas, por débiles que sean, de valorar a los profesionales no por el mero título sino por su demostrada capacidad, porque habrá mucho esfuerzo por delante en un país empobrecido que exige austeridad. Así lo habrán querido los padres fundadores cuando consagraron la forma de gobierno representativa, republicana y federal".

Por Adriana Romero. Magister en Gestión y Economía del Turismo. Abogada. Lic. En Turismo. Ex Secretaria de la Comisión de Turismo del Senado. Ex Secretaria de Turismo de La Pampa.

Temas relacionados

Dejá tu comentario