Medidas de fuerza

Vuelos: Podrían complicarse por paros de controladores

Atepsa, el sindicato que nuclea a los controladores de vuelos, anunció un cronograma de paros a lo largo de enero.

La medida de fuerza de Atepsa (Asociación de Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación), que nuclea a los controladores de vuelos de nuestro país, anunció la implementación de un plan de lucha que implica diversos paros durante enero.

Este es el cronograma:

  • Los lunes 17, 24 y 31, de enero: los paros afectarán a todos los vuelos entre las 7 y las 9 de la mañana y entre las 20 y las 22.
  • Los martes 11, 18 y 25, de enero: los paros afectarán sólo los vuelos de carga entre las 0 y las 6 de la mañana.
  • Los miércoles 12, 19 y 26, de enero: los paros afectarán sólo los vuelos de carga entre las 0 y las 6 de la mañana.
  • Los jueves 13, 20 y 27, de enero: los paros afectarán a todos los vuelos entre las 10 y las 12 de la mañana y entre las 17 y las 19.
  • Los viernes 14, 21 y 28, de enero: 14 y 21, los paros afectarán sólo los vuelos de carga entre las 0 y las 6 de la mañana. El 28 se afectarán los vuelos de carga entre las 0 y las 6 de la mañana y todos los vuelos de 12 a 14 y de 18 a 20.
  • Los sábados 15, 22 y 29, de enero: los paros afectarán a todos los vuelos entre las 9 y las 11 de la mañana y entre las 15 y las 17.

“Producto de la pandemia se agravó la situación de falta de personal que reclaman hace años y que hay trabajadoras y trabajadores que están realizando tareas con dotaciones por debajo de los mínimos de seguridad recomendados", indica el sindicato. Además, Atepsa reclama que EANA, que trabaja bajo la órbita del Ministerio de Transporte de la Nación, "no da respuesta a la cláusula de revisión de la paritaria de 2021. Anunciamos el cronograma de medidas a todas las empresas aeroportuarias en tiempo y forma para que reprogramen los servicios sin afectar a las y los pasajeros ni los vuelos de transporte de cargas”.

EANA oculta los datos: el 51% de los trabajadores encuestados confirmó que tiene compañeros y compañeras en estado de aislamiento y que no están prestando servicios. El 56% afirmó que el personal es insuficiente y está trabajando con dotaciones por debajo de los mínimos de seguridad recomendados y esto perjudica las operaciones y les genera más presiones y estrés. El 66% se vio obligado a compensar la falta de personal cumpliendo más tareas, con alta carga laboral y sus responsabilidades se duplicaron. Y, entre otros datos, que la empresa no reemplaza al personal que queda aislado. Nos dicen: ‘arréglense como puedan en el turno’”, dice el comunicado de Atepsa.

Jonatan Doino, secretario General de Atepsa, comentó: “Este domingo pasado (el 9 de diciembre) el Aeropuerto de Morón debió cancelar las operaciones producto de la falta de personal por Covid. En aeropuertos como el de Río Gallegos, que debería funcionar las 24 horas, los propios trabajadores y trabajadoras decidieron acotar los horarios producto de la falta de personal y para resguardar la seguridad operacional. Hay aeropuertos, como el de Jujuy, que hace al menos dos años, tiene por turno a una sola persona brindando el servicio. En una ocasión esta persona no fue a trabajar y una aeronave que debía aterrizar tuvo que hacer espera en la vertical del aeródromo hasta tanto otro operador, que no estaba de turno, logró ser contactado y pudo garantizar el aterrizaje. Por otro lado, cuando producto del Covid el Jefe de esa dependencia debió ser hospitalizado y se reasignaron las tareas y responsabilidad a los Jefes de Salta, que desconocían la realidad de Jujuy, por más que solo hay algunos kilómetros de distancia. Venimos advirtiendo de estas situaciones que exceden a la pandemia, pero que se agravan con ella y que requieren una solución urgente para poder garantizar este servicio es considerado como un servicio público esencial. En el caso de Ezeiza, llegaron a tener 90 personas aisladas de un total de una dotación de 160”.

Por último, Atepsa reclama también por el cumplimiento de la cláusula de revisión paritaria 2021. Según la entidad, los incrementos otorgados del 45% “deja a los salarios por debajo de la inflación” que se estima rondarán el 55%. “También reclamamos hace años sin ningún tipo de respuestas cuestiones que afectan las condiciones operativas y técnicas que están vinculados con las herramientas de trabajo. Por ejemplo, se instalan sistemas de comunicación que son incompatibles con otros que están en funcionamiento y luego deben ser desinstalados; frecuencias aeronáuticas que se ven interferidas y que son de las que depende la comunicación entre pilotos y controladores de vuelos y que son indispensables, solo por mencionar algunos de los puntos que reclamamos”, agregó Doino.

Embed

Temas relacionados

Dejá tu comentario

notas de tapa