La campaña por el sillón de la CAT levanta vuelo

Ambos candidatos, Aldo Elías y Ricardo Boente, ratificaron sus intenciones de presidir la entidad, aunque coincidieron que bregará el consenso por sobre una votación.

A menos de un mes para que la Cámara Argentina de Turismo tenga un nuevo presidente, la pizarra virtual donde se cuentan los votos que acompañan a cada uno de los dos postulantes a la presidencia de la CAT no registra cambios de voluntades.

A este escenario se suma que ambos candidatos – Aldo Elías, titular de la AHT, frente a Ricardo Boente, inédito aspirante de último momento–, ratificaron sus intenciones. De hecho ambos están convencidos de que no habrá votación en la asamblea del 26 de octubre, porque lograrán convencer a su rival de sumarse a sus filas para encarar una reconfiguración de la Cámara tras seis años de presidencia de Oscar Ghezzi. Lo cual hoy no es más que un acto de fe.

 

LA CUOTA DE INCERTIDUMBRE.

Si llegado el día se decidiera someter a votación sucesor de Ghezzi, el tridente AHT-Faevyt-Fedecatur cuenta per sé con 36 de los 65 votos de los socios plenarios de la Cámara. Mientras que la candidatura de Boente parte con los 12 que reúnen la Ahrcc y la Fehgra. Ahora bien, qué es lo que hace que se mantenga hoy la incertidumbre. Qué es lo que sustenta la enorme confianza de Boente de que será el próximo presidente de la CAT (cuentan que en los encuentros informales con los dirigentes de las entidades el candidato de la Ahrcc insiste en que no habrá votación).  

Por un lado, la potencia de Boente como empresario y el aparato comunicacional con el que cuenta, además del respaldo de dos de las entidades más fuertes a nivel institucional y económico.

Pero, por el otro, está lo que algunos llaman “el fantasma Roza”, en alusión a la polémica intervención del Ministerio de Turismo que en 2012 forzó al entonces titular de la Aaavyt, Ricardo Roza, a secundar a Oscar Ghezzi, rompiendo un tradicional pacto de alternancia que hacía que en esa oportunidad el turno fuera para las agencias. Actualmente Suipacha 1111 tiene la verborragia pastoral (de hecho hasta hace cuestión de semanas arengaba a los empresarios a renovar la confianza a Ghezzi), pero no el absolutismo de antaño. Con lo cual, “el fantasma Roza” no alude solamente a la intervención del Gobierno (aunque la foto de Gustavo Santos con Boente en Clarín generó suspicacias), sino de cualquier elemento extraño a la CAT capaz de dar vuelta el resultado antes de llegar a la Asamblea. Por eso hoy nadie se duerme en los laureles de la calculadora de votos, ni tampoco se rinden aquellos a los que la cuenta les está siendo esquiva.

 

LA FEHGRA CON BOENTE.

Otra voz que hasta ahora no se había expresado en torno a la sucesión en la CAT era la de la Fehgra. Al igual que en el caso de la Fedecatur (pero en sentido inverso), la posición pública de la entidad hotelera no sorprendió.

“Como la Fehgra no tenemos candidato directo. Si bien respetamos y confiamos en la capacidad humana y profesional de ambos interesados en asumir la presidencia de la CAT, como institución apoyamos y preferimos que el puesto sea ocupado por Ricardo Boente, quien representa a nuestra filial de Buenos Aires”, le dijo a este medio su titular, Graciela Fresno, quien de todos modos dijo que confía y estima “que se puedan poner de acuerdo para generar una unidad en torno a la continuidad de trabajo”.

NO SE BAJA

Consultado sobre el futuro de la AHT, su presidente, Aldo Elías admitió que la Comisión Directiva le pidió que no renuncie a su cargo. “Me solicitaron que delegue las acciones en la figura del vicepresidente y que no abandone la institución para ahondar los lineamientos de la gestión”, señaló Elías, para subrayar: “Seguiría llevando adelante la presidencia y estaría en el día a día de la Asociación”.

No obstante reconoció que será un desafío complejo dividir las tareas entre la CAT, la AHT y su trabajo privado, pero afirmó: “Mientras el estatuto me lo avale y pueda encarar estos objetivos con el mayor de los compromisos y responsabilidad, haré el esfuerzo”.

FUENTE: la-campana-por-el-sillon-de-la-cat-levanta-vuelo

Temas relacionados

Dejá tu comentario

notas de tapa