POLÍTICA

Panorama (des) alentador

Con un nuevo proyecto económico en marcha a nivel nacional, el canal Horeca se muestra escéptico ante la posibilidad de una mejora inmediata en la competitividad y la rentabilidad de sus negocios; al tiempo que se manifiesta receptivo pero reaccionario. Los empresarios hacen sentir sus reclamos sobre las cargas tributarias, la necesidad de regular la oferta informal y revertir la ecuación negativa de la rentabilidad; mientras que bregan por una estabilidad económica que les permita planificar y resistir.

La asunción de Alberto Fernández como presidente de Argentina traería aparejada una serie de cambios en la política económica del país, sustancialmente distintos a los que implementó el gobierno de Mauricio Macri.

Por tanto y aunque las sonrisas en los rostros de los empresarios del sector comenzaron a desdibujarse, el sector hotelero-gastronómico se mantiene expectante ante este renovado escenario; al tiempo que –en general– se muestra escéptico ante la posibilidad de una mejora en la competitividad y la rentabilidad de sus negocios.

En este sentido, desde la esfera privada –tanto la pata dirigencial como empresarial– coinciden en que varias de las problemáticas de ayer siguen vigentes hoy y marcarán la agenda del gobierno electo.

Las cargas sociales, los alojamientos informales, los servicios caros, la falta de conectividad aérea, la presión impositiva y una coyuntura económica desfavorable, entro otros items, se repiten como los principales factores que incidirán negativamente en la actividad en el futuro inmediato, porque siguen siendo las asignaturas pendientes para la industria.

Del mismo modo, los proveedores de la industria están a la espera de una reactivación del sector que genere un impacto positivo en sus empresas. Comparten con los hoteleros las mismas incertidumbres sobre la inflación, la cotización del dólar y la presión tributaria; aunque se muestran más esperanzados en cuanto a la reactivación del consumo.

IDENTIFICANDO EL PROBLEMA.

Con una coyuntura actual en la que el consumo disminuye y donde el rubro turístico no es la excepción, desde el crisol de las gremiales empresariales vaticinan que 2020 se presentará crítico. Advierten que los costos fijos van en aumento y la carga tributaria es cada vez mayor; al tiempo que lamentan la falta de financiamiento y denuncian que poner en el mismo escenario a la oferta formal y la informal agudiza la situación.

No obstante, y teniendo en cuenta que la óptica privada se presenta reacia al cambio de gobierno, desde la Fehgra y la AHT, sus titulares, Graciela Fresno y Roberto Amengual, respectivamente, comparten que la prioridad es que el nuevo Gobierno entienda que el sector es una industria económica trascendental para el país.

Ante la incertidumbre de cuál será el lugar y el rol que Alberto Fernández le asigne a Turismo, los dirigentes bregaron para que la actividad recupere su rango ministerial; al tiempo que señalaron que la persona que sea puesta a cargo debe tener “la capacidad, experiencia y formación para colocar al sector en el lugar que merece, sin improvisaciones”.

“La Fehgra aspira a ser convocada y escuchada por los funcionarios en la toma de decisiones, que se traduzcan en acciones susceptibles de afectar al sector y su competitividad”, opinó Fresno.

A su turno, Amengual instó a que “la próxima gestión fomente los avances logrados en materia de conectividad, potencie los trabajos de infraestructura en la escena aerocomercial, continúe con la política de integración al mundo y siga estimulando las economías regionales con el crecimiento del turismo interno”.

DESAFÍO: RENTABILIDAD.

Aseverando que los empresarios están aprovechando una ventaja circunstancial por el tipo de cambio, el titular de la AHT alertó que Argentina está entre los primeros cinco países con mayor presión impositiva. “El negocio no es rentable. Hasta que no bajen los impuestos y el Estado se asegure de que haya más contribuyentes, las cargas impositivas y los costos laborales continuarán asfixiando al sector”, indicó.

Consultado por los recursos para resistir a esta lucha, Amengual declaró: “Para ser rentables no necesariamente hay que ajustar las tarifas, sino que se puede optar por nuevas estrategias en la gestión de servicios: prescindir del desayuno, los amenities o los circuitos de spa, entre otros mecanismos. Que el consumidor decida si quiere hacer ese gasto adicional, tal como sucede en la industria aerocomercial”.

Por su parte, desde la Fehgra comentaron que “si trasladamos los costos reales, atravesados por la inflación, es posible que nos quedemos sin clientes”; mientras que declaró que desde hace varios años el sector viene soportando una baja importante de la competitividad y la rentabilidad.

Graciela Fresno
Graciela Fresno, presidenta de la Fehgra.
Graciela Fresno, presidenta de la Fehgra.

MARCANDO LA CANCHA.

“A nivel macroeconómico los desafíos son muchos: reducir la inflación, normalizar el mercado de cambio, retornar al equilibrio fiscal, acceder al financiamiento externo e incrementar la productividad”, enumeraron desde las esferas privadas; para subrayar que las próximas paritarias podrían poner –nuevamente– en riesgo la ecuación interna de los negocios.

Consultados por la competitividad de Argentina, desde las entidades resaltaron que “hoy somos competitivos solo por el valor del tipo de cambio, pero la cotización actual no nos soluciona los problemas”.

En materia laboral, el presidente de la AHT bregó por una actualización de la ley que fue dictada hace más de 85 años. “Hay que adaptar la norma en temas tales como la polivalencia, la creación del banco de horas, el control del ausentismo y la actualización de las categorías laborales”, manifestó.

Por otra parte, los dirigentes sostuvieron: “Estamos en el camino correcto cuando pedimos incentivar el turismo interno a través de medidas como el cómputo a cuenta de ganancias del gasto efectuado en turismo nacional por los residentes argentinos”; mientras que exhortaron por un mayor desarrollo en turismo social y de la tercera edad, emulando modelos exitosos ya existentes como el español.

Roberto Amengual, Amerian
Roberto Amengual, presidente de la AHT.
Roberto Amengual, presidente de la AHT.

En otro orden, instaron por la eliminación de tasas y trabas burocráticas; la anulación del pago de aranceles abusivos por el uso de un televisor en los hoteles y espacios gastronómicos; el acceso al crédito en condiciones más flexibles; y la regulación de la competencia desleal en hotelería y gastronomía.

REGIONES DESBALANCEADAS.

Los empresarios hoteleros y gastronómicos de Argentina sufren de manera diversa el contexto recesivo. En tal sentido, desde distintas regiones analizaron los desafíos venideros.

Afirmando que el futuro inmediato no está amenazado y aseverando que la temporada está encaminada y no sufrirá alteraciones, Ariel Amoroso, presidente de la Ahrcc, sostuvo que la prioridad tiene que pasar por atender la competencia desleal que sufren los alojamientos y servicios gastronómicos.

En otro sentido, el dirigente comentó que la situación económica nacional será crucial para el inicio del flamante gobierno y dijo: “Si las variables macro están estables, esto nos va a permitir tener previsibilidad y planificar”.

Desde la Patagonia, Belén García Bertone, coordinadora de la región Patagonia de la Fehgra, remarcó que el cambio de gobierno tiene que verse como una oportunidad; al tiempo que bregó para que la nueva gestión rescate lo que se hizo bien (la conectividad aérea y la devolución del IVA al turista extranjero, por ejemplo) y se enfoque en mejorar lo que falta.

“El gobierno saliente nos deja algunas herramientas que han sido muy beneficiosas para el sector y aguardamos con esperanza que el nuevo pueda acompañarnos en lo que seguimos necesitando”; explicó, y agregó: “Tenemos grandes expectativas con respecto a la temporada estival, aún con muy baja concreción en las reservas. El dólar y las tarifas son favorables para recibir a turistas del extranjero y argentinos”.

Como contrapartida, desde Villa La Angostura, Martín Suero Rambla, gerente de Las Ramblas de Puerto Manzano, expresó: “No creo que el cambio de presidente impacte directo en el devenir de la temporada, como sí lo hace la cotización del dólar, que favorece la llegada de viajeros internacionales y que los locales se queden en Argentina. De todos modos, el alza de la divisa tiene una contrapartida. Porque nosotros fijamos los precios en pesos y muchos de nuestros costos están dolarizados, tanto combustibles como insumos de limpieza, calderas o bombas de agua. Esto hace que nuestras tarifas, al haber sido fijadas en pesos, se vean depreciadas entre un 40 y 50%. Con esta ecuación precios/costos no hay chances de afrontar un 2020 con ganancias. La caída de la rentabilidad no se va a detener y es lo que más golpea al bolsillo de los hoteleros”.

Seguidamente el ejecutivo analizó los principales desafíos para la hotelería y detalló: “Entre los problemas que enfrentamos se destaca la necesidad de hacer una reforma laboral y la pesada mochila fiscal. En destinos que lindan con otros países, como Villa La Angostura, los viajeros de la zona prefieren ir a Chile porque allí no pagan impuestos por una noche de hotel. Para estos casos debería haber una adecuación de la presión fiscal”.

En cuanto a las expectativas por el cambio de gestión expresó: “Esperamos que el turismo se reactive luego de cuatro años de paralización total. Aunque también es cierto que uno de los aciertos de la gestión de Macri fue la eliminación del IVA al Turista Extranjero, porque generó un aumento del receptivo. Hoy estamos ansiosos por conocer al nuevo responsable de la Secretaría de Turismo para poder generar un vínculo más cercano que con el anterior, que dejó mucho que desear”

A su turno, Leandro Lapiduz, titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica y Afines de Corrientes, admitió que la actividad vive un momento complejo ya que no es ajena a la profunda crisis económica que atraviesa Argentina.

Por tanto, indicó que el contexto nacional estimuló los arribos internacionales, pero reconoció que la derrama no es equitativa: “Solo aquellas regiones que poseen fronteras o cercanía con países limítrofes tienen un respiro para la problemática de los altos costos fijos o la caída del consumo”.

A su vez y tras enfatizar que la actividad es un claro ejemplo de la sinergia pública-privada, el dirigente aclaró: “El sector es amenazado por muchos factores, pero contar con una inflación del 60% hace imposible planificar a mediano y largo plazo. Este punto debe ser prioridad para quienes gobiernen”.

Para terminar, Lapiduz agregó que entre las preocupaciones de la industria sobresalen el contar con créditos de fomento para la industria, una mayor conectividad aérea, el desarrollo de economías regionales, controlar la competencia desleal y las revisiones en los convenios laborales.

Ariel Amoroso Presidente AHRCC.JPG
Ariel Amoroso, presidente de la Ahrcc.
Ariel Amoroso, presidente de la Ahrcc.

EN MODO “ESPERA”.

Una pata fundamental en la estructura del sector hotelero y gastronómico son los proveedores que se vieron afectados por la caída de la actividad y que también aguardan expectantes el impacto de la nueva gestión.

Consultado sobre este tema Noel Verger, director de la División Hoteles de LJ Ramos, remarcó: “Pienso que en 2020 va a haber mucho turismo interno. Ya se está viendo en los niveles de reserva en la Costa Atlántica; aunque también es notoria la caída de las ventas de pasajes al extranjero. El receptivo va a tener una buena temporada, así como la tuvieron los centros de esquí en las vacaciones de invierno”. A lo que agregó: “Esto hace que comience a haber interés por parte de los inversores para comprar o alquilar un hotel. En el caso de los locales, hay inversores grandes, que vienen de rubros como el agroindustrial que están interesados en la hotelería; mientras que los internacionales van a desembarcar cuando vean que las reglas de juego con claras. Si hoy no pueden retirar las remesas no van a venir. Deberíamos contar con un interlocutor desde el sector público que sepa explicar el potencial de la hotelería como negocio y con comisiones que salgan a buscar inversores. Esa figura en la Secretaría de Turismo hoy no está”.

Por su parte, Richard Saavedra, CEO de Goody Group, comentó: “Los resultados económicos para los proveedores del sector fueron malos. Creo que el principal problema fue el muy mal manejo de la macroeconomía. Hoy esperamos mejorar ya que caer más es inaceptable. A nivel más general, la situación es muy compleja, por eso es necesario pensar más allá de una moneda estable porque existen muchas variantes que hay que estabilizar y/o mejorar; que seguro requerirá de más de un mandato en el mismo camino. Pensando en el futuro, creo que si los hoteleros ven que hay luz al final del túnel las compras se van a reactivar”.

Por su parte, Jerónimo Rüedi, director y gerente comercial de Vault by Rüedi, reflexionó: “Todos los cambios de gobierno implican modificaciones, habrá medidas que provoquen en una primera etapa incertidumbre y después habrá cierto acomodamiento. Son procesos de adaptación que debemos afrontar con planificación. De todas maneras, el tema que nos tiene expectantes es qué sucederá con las importaciones y exportaciones, un eje crucial para nosotros; al que se suman la cotización del dólar y las relaciones exteriores”.

Por otra parte, Rüedi fue uno de los empresarios que destacó: “El balance de nuestro trabajo en los últimos años es positivo, pudimos crecer en medio de una crisis poco alentadora, abarcamos nuevos mercados y mantuvimos los clientes que nos conocen. En cuanto a la gestión de Mauricio Macri pienso que marcó una bisagra, fue un entretiempo político-social y económico que eligió la mayoría en 2015. Hubo expectativas, algunas satisfechas y otras no tanto”.

Finalmente, Mariano Kracoff, gerente comercial de Full Assistance, aseveró: “El sector hotelero en Argentina es una industria madura y lo seguirá siendo esté quien esté en la administración pública. De cara al cambio de gestión, considero que si se logra mejorar las condiciones del turismo local para los argentinos y sigue aumentando el receptivo como en los últimos años, podemos esperar un buen futuro inmediato”.

Con posterioridad, indicó: “Sin duda la deuda de décadas en turismo son los abultados impuestos, la falta de reglas claras a largo plazo para quienes trabajan en la industria y de beneficios para quienes invierten en el país”. En términos específicos de la gestión de Mauricio Macri, dijo que “no fue buena y otra vez hemos visto muchas promesas que han dejado deudas económicas, humanas y sociales (es muy difícil liderar una empresa mientras alrededor se destruyen los lazos sociales y crecen la indigencia y el hambre). Lo positivo que deja esta gestión saliente son las obras de infraestructura relevantes y un trazado de transporte público más eficiente”.

LA RESISTENCIA ORGANIZADA

Tras un 2019 complejo, desde la AOCA advierten que también, en el corto plazo, la suerte de este segmento estará signada por la macroeconomía. “Estamos expectantes por los primeros 100 días de gobierno y conocer las medidas económicas”, reconoció Fernando Gorbarán, presidente de la entidad.

En otro orden, y luego de lamentar el contexto social que viven varios países de Sudamérica, señaló: “El turismo de Reuniones internacional nos mira como una región, y el contexto en Latinoamérica no es favorable para la industria. La seguridad y la conflictividad social son dos de las principales razones que se consideran al momento de elegir un destino para organizar un evento”.

Por último, el dirigente sostuvo: “En una mirada particular, Argentina está siendo bien evaluada, porque la transición gubernamental se está sucediendo con profesionalismo y calma”.

Fernando Gorbarán AOCA.jpg
Fernando Gorbarán, titular de la AOCA,
Fernando Gorbarán, titular de la AOCA,

LA GESTIÓN DE MAURICIO MACRI

Pro:

  • El reintegro del IVA para los turistas extranjeros.
  • Los cielos abiertos y el desarrollo de la conectividad nacional.
  • La reciprocidad de los visados.
  • La política exterior de Argentina y su apertura a mercados internacionales.

Contra:

  • La degradación del Ministerio de Turismo a Secretaría de Gobierno de Turismo.
  • La inconclusa resolución de la problemática que genera el saldo a favor en algunas empresas de la devolución del IVA a los turistas extranjeros.
  • Aunque turismo es el cuarto generador de divisas del país, no existen regímenes de promoción nacional como tiene la industria del software desde 2004; ni cuenta con los reintegros fiscales que tienen las autopartistas, o la disminución de impuestos al trabajo que tiene la industria textil, de indumentaria, del calzado y del cuero.
  • La política macroeconómica que conllevó al incremento constante de los costos, los cuales atentaron contra la rentabilidad de los establecimientos y en muchos casos derivaron en cierres.

ESPALDA ANCHA PARA AFRONTAR LA CRISIS
Los grupos hoteleros globales que tienen presencia en Argentina también dieron su visión sobre el devenir del mercado.
Christian Daghelinckx, director general regional para el Mercosur de NH Hotel Group, expresó: “En hotelería, como en todas las industrias, para pasar tiempos difíciles se requiere de adaptación, flexibilidad y dinamismo. Aquellos que sabemos adaptarnos a los mercados en los que operamos y que sabemos cómo volvernos atractivos somos los que logramos salir adelante. Además, creemos que el futuro inmediato de la industria es muy promisorio. Desde NH Hotel Group el objetivo es optimizar nuestro portfolio para intensificar la rentabilidad de la cartera mediante un modelo de crecimiento con menor compromiso de capital.
En cuanto a temas de gestión, buscamos aplicar estrategias de precios dinámicos cada vez más eficientes y vinculadas al big data, para lograr un crecimiento sostenible de actividad y rentabilidad”.
Asimismo, el ejecutivo aclaró que “el año que se está yendo fue muy bueno para la compañía tanto a nivel global, como regional y local. Creemos que la situación económica actual volvió a hacer atractivo al país; desde el exterior nos están volviendo a considerar como un mercado interesante para desarrollar nuevos negocios. Por otra parte, en esta plaza, seguimos trabajando en la renovación de varios de nuestros hoteles. En breve anunciaremos el upgrade del NH Crillón, que pasará a ser de la categoría Collection; a la vez que estamos reinaugurando diferentes áreas en los hoteles NH 9 de Julio, NH Latino y NH Florida”.
Franck Pruvost, jefe de Operaciones de AccorHotels para los Países Hispánicos, sentenció: “Argentina siempre fue y será un destino turístico relevante tanto para el mercado internacional como interno, por lo que confiamos en el futuro de la hotelería. En nuestro rubro, la inversión es a largo plazo. Se puede invertir durante 50 años y en ese período todo puede suceder: nuevas elecciones, nuevas crisis, nuevas oportunidades. Algunos proyectos cambian su fecha de apertura, pero en general siempre avanzan”. Seguidamente detalló: “Estamos en Argentina con 11 hoteles en operación y marcas de diferentes segmentos, y creemos en el futuro de la industria en el país. De hecho, tenemos proyectada la apertura del primer ibis Styles de Argentina, además del Mercure Salta.
Y seguimos teniendo interés en destinos turísticos como Bariloche, Ushuaia, Iguazú y Salta; además de los destinos de actividad comercial y agropecuaria como Córdoba, Tucumán, Mendoza y Santa Fe”.

notas de tapa