BoA. “Había un gran desconocimiento sobre la compañía y es lo que hemos logrado revertir”

La aerolínea boliviana se apresa a lanzar dos nuevos destinos, Lima y Punta Cana, y sigue creciendo en nuestro país. Dialogamos con Francisco Ruffolo, jefe de Ventas de Boliviana de Aviación en Argentina, para conocer las razones de esta expansión.

Por estos días, Francisco Ruffolo está cumpliendo dos años desde que asumió la conducción comercial de Boliviana de Aviación en nuestro país.

 

La compañía está encarando varios cambios, ¿verdad?

–Sí. Por ejemplo, acabamos de pasar del Receiver al Amadeus. El primero tiene más de 40 años y era la base de todo (itinerarios, ventas y demás). Amadeus nos abre nuevas posibilidades porque, por ejemplo, nos permite hacer acuerdos con otras líneas aéreas. También vamos a poder gestionar un programa propio de pasajeros frecuentes, porque tenemos una comunidad muy fiel que lo estaba reclamando.

Valga la aclaración que no hablamos del sistema de distribución, sino del sistema interno de gestión. Naturalmente, necesitamos todavía un tiempo de adaptación al nuevo sistema.

Hace dos años, cuando yo llegué a Boliviana de Aviacion (BoA), cambiamos mucho la política de la compañía.

 

¿Se incorporan nuevas rutas?

–Se vienen Lima y Punta Cana, que son destinos que apuntan a otros segmentos nuevos para la compañía. La semana pasada estuve en Salta con el principal operador turístico de Bolivia, Tropical Tours, que es muy grande y tiene un concepto muy de avanzada. Ellos hace varios años que están comercializando charters y este año, de noviembre a febrero, disponen de un chárter a Punta Cana. O sea que el público boliviano también se va expandiendo. Santa Cruz de la Sierra ha crecido mucho, de hecho es la segunda que más ha crecido de toda Latinoamérica en los últimos 15 años. Y eso impulsa el turismo como emisivo. De todos modos, hoy por hoy, la principal demanda es Argentina.

 

¿Y cómo es la operación hacia esos nuevos destinos?

–Volamos a través del hub de Santa Cruz de la Sierra y allí los viajeros deben cambiar de avión. En estos momentos cubrimos los vuelos a Buenos Aires con una combinación de Boeing B-737/800 y B-767-300. A partir de que se implementen las rutas a Lima y Punta Cana van a bajar diariamente los B-767 de modo que vamos además a sumar un 17% más de asientos. Vamos a volar semanalmente a Punta Cana y a Lima serán dos o tres veces por semana.

La otra innovación relacionada es que la mayoría de la comunidad boliviana en Argentina proviene de Cochabamba. De modo que queremos poner vuelos directos de Buenos Aires a ese destino. Esto evita que ese tráfico pase por el hub, descomprimirá el aeropuerto de Santa Cruz de la Sierra y también la demanda de los vuelos desde Ezeiza hacia allí. Eso mismo nos liberará asientos pensando en Lima y Punta Cana.

 

Lima y Punta Cana apuntan a públicos distintos…

–Mi desafío es no desatender a la comunidad boliviana. En realidad, siempre tuvimos dos perfiles muy marcados, el étnico, el boliviano que viaja a visitar a su familia y el argentino para el que queremos ser una alternativa a destinos internacionales como Miami, Madrid y demás. Lima se enmarca en el étnico, en la comunidad peruana y nosotros estamos acostumbrados a trabajar con ese tipo de demanda. El otro es más turístico, obviamente.

 

La empresa ha evolucionado mucho en los últimos tiempos.

–Cuando la empresa nació estaba cayendo el Lloyd Aéreo Boliviano, Aerosur estaba medio complicada y toda Bolivia pasaba por una situación particular. En nuestro caso comenzamos con un aporte de capital de US$ 15 millones y el año pasado facturamos casi US$ 270 millones: somos rentables, damos ganancias. Hoy disponemos de 21 aviones en la flota.

De 2015 a 2016, crecimos en Argentina un 34%. En lo que va del año ya registramos un crecimiento del 50%, respecto de 2016, y quedan un par de meses del año. Nacimos en la calle Pellegrini, en una oficina pequeña. Hoy tenemos un local y una oficina de más de 100 m² y ya nos está empezando a quedar chico. De hecho estamos incorporando personal para reforzar el equipo de venta.

Por otra parte, estuvimos tres años en un local dentro de una galería comercial sobre la calle Caseros, en Salta, y ahora nos mudamos a media cuadra pero a un local a la calle y con mayor exposición. En Salta teníamos un gran desafío, porque allá el Lloyd Aéreo Boliviano y Aerosur habían dejado un tendal y una imagen negativa con la que teníamos que lidiar nosotros como empresa boliviana.

 

¿A qué se debe esta expansión?

–Creo que fundamentalmente había un gran desconocimiento sobre la compañía y es lo que hemos logrado revertir con el equipo de BoA en Argentina. Y en tal sentido, también, nuestro canal fundamental, el que motoriza nuestro crecimiento, el que respetamos y nos es fiel son las agencias de viajes.

 

Es difícil escuchar ese mensaje hoy entre las líneas aéreas.

–Necesitamos de ellos que son los principales difusores y vendedores de BoA entre los usuarios. Las agencias ya saben que no estamos de paso, hace siete años que estamos en Argentina y la relanzamos en Buenos Aires hace dos. Y las agencias nos agradecen que las vayamos a ver porque esa sigue siendo nuestra política: visitarlos, llevarles información de la empresa, de Bolivia, llevarles folletería.

Estamos muy entusiasmados, hay mucho por hacer. El año pasado nos fue muy bien en la FIT y a Bolivia también. Tanto es así que volveremos a estar en esta edición 2017.

FUENTE: boa-habia-un-gran-desconocimiento-sobre-la-compania-y-es-lo-que-hemos-logrado-revertir

Temas relacionados

Dejá tu comentario

notas de tapa