Crisis del turismo

Por ahora, la temporada de verano no está en riesgo

Así lo aseguró el gobernador Axel Kicillof, quien aclaró que la decisión de no adoptar medidas restrictivas en medio de la temporada de verano es "momentánea".

“Hay que fortalecer los controles y pedir a la población que vuelva a cuidarse como lo hacía en los peores momentos. Estamos llegando a una situación que puede volverse crítica”, declaró Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, quien se mostró preocupado por el desarrollo de la temporada de verano en la Costa Atlántica, pero descartó por ahora adoptar nuevas medidas restrictivas frente al aumento de casos de Covid-19.

La decisión se tomó luego de haberse reunido con los intendentes de la Costa Atlántica, quienes se comprometieron a trabajar para reforzar el cumplimiento de los protocolos e incrementar los trabajos sobre la comunicación con el objetivo de generar conciencia; mientras que insistieron en que es necesario evitar el “toque de queda sanitario”.

Por caso y en virtud de que la temporada de verano no se termine, resolvieron que aumentarán los monitoreos y controles en la calle, las fiestas privadas, playas y los locales gastronómicos; así como hacer cumplir en una forma más estricta los protocolos vigentes que se diseñaron en los meses previos al comienzo de la temporada.

“Hoy no estamos en una situación de emergencia. No queremos que se contagie todo el mundo hasta que se ocupen las camas. Hay que evitar los contagios”, declaró Axel Kicillof, quien remarcó que “si bien de momento la prioridad es sostener la temporada de verano todo lo que podamos, esto sucederá siempre y cuando no se pongan en riesgo la situación sanitaria nacional”.

Embed

Por caso y tras señalar que en los próximos días se reunirán con las autoridades nacionales, el funcionario comentó que están a la espera de los resultados e informes de situación sanitaria con los datos del feriado de fin de año, para tomar nuevas decisiones. “Si hay novedades, serán a partir de la semana próxima”, indicó Axel Kicillof, para aclarar: “Se están especulando varias medidas, las cuales aún no hay sido tomadas. Igualmente tomaremos las medidas acordes que contribuyan a controlar la situación epidemiológica”.

La temporada de verano mantiene su curso

Aseverando de que “no hay chances que se termine la temporada de verano”, desde la órbita del ministro de Turismo, Matías Lammens, reconocieron que la continuidad de las vacaciones dependerá del comportamiento de la gente en la Costa Atlántica y la evolución de los casos positivos de Covid-19.

En sintonía, el intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, dijo que no ve posible generar algún tipo de cierre violento y terminar la temporada de verano; mientras que subrayó: “No creo que se pueda cerrar ninguna actividad. Pero no es que no se pueda, creo que no se debería. Hay muchas alternativas previas para llegar al cierre”.

A su turno, Martín Yeza, jefe comunal de Pinamar, opinó que “un toque de queda sería una decisión no comprendida por los comerciantes que la han remado y que hoy son los grandes socios del Estado para tener actividades con protocolos”.

Por su parte, Gustavo Barrera, intendente de Villa Gesell, rechazó el cierre de la temporada de verano e insistió en la responsabilidad individual. “Las medidas que se tomen van a tener que ver con reducir el riesgo de las grandes aglomeraciones, pero no con la suspensión de la temporada de verano”, concluyó.

notas de tapa