Libertad de expresión

Mario Ijelman tilda a Ladevi de amarillista y busca silenciarla

Bajo la amenaza de iniciar acciones legales, Mario Ijelman arremete contra este medio. Además, aprovecha los recursos de la asociación para hacer campaña.

Cuando la ONU instituyó al 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa, explicó que así fomentaba la idea de que “una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”.

En sintonía, desde hace muchos años se ha consensuado que la libertad de expresión es uno de los pilares más sólidos de la democracia, y junto a ella, el ejercicio sin restricciones de la tarea periodística. “Prefiero una libertad peligrosa a una servidumbre tranquila”, así lo consideró Mariano Moreno, padre del periodismo argentino.

Por caso, en tiempos de pandemia nuestra capacidad para preservar las libertades se pone a prueba; y atravesamos una coyuntura en la que la cooperación y los consensos necesarios para afrontar el desafío presuponen información adecuada y compartida. Por lo tanto, la tarea de difundirla, como la de chequearla, contextualizarla, jerarquizarla, interpretarla y discutirla, redoblan su valor estratégico.

Sin embargo, no son los únicos escollos con los que debemos lidiar. Al respecto, el clamor que tomó la contienda por las elecciones en Aviabue trascendió el ring asociativo, y Mario Ijelman, vicepresidente 1° de Aviabue y candidato a reemplazar a Hernán Gómez en la presidencia, busca silenciarnos.

Tendencioso y amarillista

Disconforme con el tratamiento del tema –lo calificó de “tendencioso” y “amarillista”–, el dirigente subrayó que se encargará de que ningún miembro de la Comisión Directiva de Aviabue vuelva a dialogar con este medio; mientras que –en otro llamado– redobló la apuesta y vaticinó que la Asociación no volverá a contar con Ladevi Medios y Soluciones como socio en ningún negocio.

Entre los “reproches”, Mario Ijelman denunció que sus declaraciones fueron tergiversadas, aunque luego se contradijo y alegó que no contaban con su consentimiento.

Sin embargo, lo que realmente habría desnudado la ira del dirigente fue que en la nota “Se calientan las elecciones en Aviabue” el eje central giró en torno a que el próximo presidente de la entidad porteña se dirimiría en las urnas. Por caso, su premisa era que el texto se abocara expresamente a la Carta Documento que la oposición le envío a Hernán Gómez para convocar la Asamblea General Ordinaria de Aviabue.

No satisfecho con su “descargo” ni con el desarrollo de las crónicas de las elecciones, el dirigente volvió a la carga e instó a que dejemos de publicar notas con su nombre o declaraciones a pesar de haber sido realizadas en “on the record”; al tiempo que señaló que caso contrario iniciaría acciones legales.

“No son amenazas, son CLARAS ADVERTENCIAS”, excusó el dirigente, ante la aclaración de que nos reservábamos el derecho de publicar las amenazas.

"Cronista whatsapero"

Mientras que por un lado Mario Ijelman reniega y ataca a la prensa, por el otro realiza un ejercicio irregular de la profesión convirtiéndose en un “cronista whatsapero”.

En las últimas semanas, recurrió a la lista de difusión de WhatsApp de Aviabue, que suele utilizarse para enviar notificaciones e informes de gestión a los socios, para monopolizar las publicaciones con información de medios amigos y empresas turísticas.

Por caso este uso indebido de la profesión de periodista -llega a reenviar hasta tres o cuatro mensajes diarios-, implica la utilización de los recursos de la institución para hacer campaña.

"Que la Aviabue no se manche"

A sabiendas de que nadie está exento de cometer errores pero haciendo caso omiso a las “advertencias” que pretenden complejizar el ejercicio periodístico, desde estas páginas seguiremos reivindicando la tarea profesional, verdaderamente libre, sin otro compromiso que el que tenemos con los agentes de viajes y las instituciones.

Desmarque dirigencial y nacional

Alertados de la situación, fueron muchos los dirigentes nacionales que no sólo repudiaron la reacción de Mario Ijelman, sino que además respaldaron la decisión de hacerlas públicas. Por su parte, y mientras algunos empresarios se animaron a alegar que “no queremos mafiosos en las instituciones”, la noticia llegó hasta Suipacha 1111. Desde el Ministerio de Turismo y Deportes se comunicaron con Ladevi Medios y Soluciones para desaprobar la actitud de Ijelman y ratificar el compromiso con la libertad de prensa.

notas de tapa