Balance

IATA: 2021, el año del comienzo de la recuperación

Aun lejos de 2019, el 2021 mostró mejoras respecto de 2020 y abre la puerta a la esperanza, según IATA. El 2022 continuaría con la tendencia positiva.

Si el 2020 fue el año del “gran desastre”, el peor de la historia según la IATA (Asociación de Transporte Aéreo Internacional), desde que la entidad lleva registros estadísticos de la actividad; 2021 es el año del despegue. Entendiendo por tal, el año en que la aviación comercial dio su primer paso en el sendero de la recuperación. Las propias estadísticas indican que aún hay mucho por recorrer, pero se ha comenzado.

GRAFICO IATA 1 Rentabilidad aerolineas.jpg
Rentabilidad de las aerolíneas (Fuente: IATA)

Rentabilidad de las aerolíneas (Fuente: IATA)

La propia IATA reveló que, al cabo de 2021, las pérdidas alcanzaron los US$ 51.800 millones. Curiosamente, esto supone un empeoramiento con relación a los US$ 47.700 millones previstos en abril del año pasado. ¿Y qué sucedió para modificar negativamente las previsiones? La aparición de una nueva cepa de Covid: la denominada Variante Ómicron.

Asimismo, IATA cerró el 2021, con una demanda (medida en revenue per passenger-kilometers, ingresos por pasajeros-kilómetros, RPK) que se situó al 40% de 2019. Vale aclarar en este punto, que IATA ha decidido no comparar el 2021 contra el 2020, al que considera suficientemente distorsionado. De modo que sus estadísticas miden la performance de 2021 frente al 2019, el año “normal” más reciente.

GRAFICO IATA 2 Rentabilidad historica.jpg
Rentabilidad histórica del sector (Fuente: IATA)

Rentabilidad histórica del sector (Fuente: IATA)

En cuanto a pasajeros transportados, se llegó a los 2.300 millones, casi el 50% de 2019. Y finalmente, la carga aérea fue la única protagonista de buenas noticias, con un incremento del 7,9% en 2021, frente al ya mencionado 2019.

Al 2021, el sector siguió sosteniendo 11,3 millones de empleos y un aporte promedio al PIB global de US$ 3.500 millones.

IATA y las primeras explicaciones

“El perjuicio de la crisis del Covid-19 para las aerolíneas es enorme. Durante el período 2020/2022, las pérdidas totales podrían superar los US$ 200 mil millones, un escenario en el que, para sobrevivir, las aerolíneas han tenido que reducir sus costes de forma severa y adaptar su negocio a las oportunidades del momento. Gracias a estas medidas, las aerolíneas lograrán reducir sus pérdidas desde los US$ 137.700 millones en 2020 a US$ 52 mil millones, en 2021. Y aún lograrán reducirlas más, hasta los US$ 12 mil millones, en 2022. Hemos superado con creces el momento más crítico de la crisis. Si bien seguiremos enfrentando vientos fuertes de frente, el camino hacia la recuperación ya se empieza a ver. Una vez más, la aviación vuelve a demostrar su resiliencia”, dijo Willie Walsh, director general de IATA.

GRAFICO IATA 3 Evolución de las reservas.jpg
Evolución de las reservas (Fuente: IATA)

Evolución de las reservas (Fuente: IATA)

Y prosiguió: “La gente no ha perdido el deseo de viajar, como vemos en la fuerte capacidad de recuperación de los mercados domésticos, pero se desanima ante las restricciones, la incertidumbre y la complejidad. Cada vez más gobiernos confían en las vacunas para salir de esta crisis. Estamos totalmente de acuerdo en que las personas vacunadas deberían poder moverse sin restricciones. Es más, la libertad de viajar es un buen incentivo para que más personas se vacunen. Los gobiernos deben trabajar unidos y hacer todo lo que esté a su alcance para garantizar que las vacunas estén disponibles para cualquiera que las desee”.

“La aviación resiste con ingenio, pero la magnitud de esta crisis exige soluciones que solo los gobiernos pueden proporcionar. El respaldo financiero fue un salvavidas para muchas aerolíneas durante la crisis. Gran parte de esa ayuda, unos US$ 110 mil millones, deberá reembolsarse, y sumada a los préstamos comerciales, sitúa a la industria en un fuerte nivel de apalancamiento. No queremos limosnas, pero algunas aerolíneas pueden necesitar medidas de apoyo salarial para mantener los puestos más críticos hasta que los gobiernos permitan los viajes internacionales a gran escala. Y se necesitará alivio regulatorio —como la suspensión de reglas de slots mientras se recupera el tráfico internacional— hasta bien entrado el 2022”, dijo Walsh.

Ahondando en las estadísticas

GRAFICO IATA 4 Cuadro gral a Octubre.jpg
Cuadro general y evolución histórica del sector (Fuente: IATA)

Cuadro general y evolución histórica del sector (Fuente: IATA)

IATA reveló que la demanda global se recupera “a ritmo constante”. “El factor de ocupación de pasajeros promedio en 2021 fue de solo el 67,1%, un nivel que no se ha vuelto a ver desde 1994”, señala IATA. La Asociación también aseguró que son los mercados nacionales los que están sosteniendo e impulsando la recuperación. Por eso la demanda doméstica en 2021 cerró al 73% de los niveles de 2019. De hecho, la diferencia con la demanda internacional es notable porque en 2021, ésta alcanzó apenas el 22%.

Asimismo, los ingresos globales en 2021 crecieron un 26,7%, en comparación con 2020, hasta alcanzar los US$ 472 mil millones, nivel similar al de 2009. De ellos, el negocio de pasajeros en sí contribuyó con US$ 227 mil millones.

La casi anulación de ingresos en 2020, al comienzo de la pandemia, hizo que todo el sector se lanzara a revisar, controlar y achicar sus costos, tendencia que continuó durante 2021. Por eso los gastos generales se redujeron un 34%, en comparación con 2019.

Dentro de la estructura de costos de todas las aerolíneas un ítem importante es el personal y el otro, que además de importante es en alguna medida inmanejable, es el precio del combustible. Si en 2020, el precio de barril crudo de petróleo se desplomó a US$ 46,6 por barril, respecto de los US$ 77 por barril de 2019; en 2021, el precio se redujo sutilmente hasta los US$ 74,5 por barril.

La lupa en Latinoamérica

Según IATA, las aerolíneas de la región registraron pérdidas por US$ 5.600 millones, en 2021. “La mayoría de los mercados de la región están abiertos, pero con algunas excepciones notables, como Argentina. La fortaleza del mercado entre Estados Unidos y Latinoamérica es un factor importante que contribuirá a la mejora. Los costes de reestructuración significativos, a medida que las aerolíneas de la región se adaptan a un nuevo panorama comercial, afectarán el desempeño financiero, lo que mantendrá las pérdidas de la industria en la región”, explica IATA.

El pronóstico para 2022

GRAFICO IATA 5.jpg
Previsiones 2021 vs. 2022 (Fuente: IATA)

Previsiones 2021 vs. 2022 (Fuente: IATA)

IATA avanzó también en el pronóstico de lo que sucederá para 2022, o al menos de lo que entidad espera para este año que comienza. Por ejemplo, se espera que las pérdidas netas de la industria se reduzcan a US$ 11.600 millones. Del mismo modo, la demanda (medida en RPK) aumentaría hasta el 61%, el número total de pasajeros aumentará hasta los 3.400 millones en 2022 (similar a niveles de 2014 y significativamente por debajo de los 4.500 millones de viajeros en 2019), la demanda de carga aérea continuará creciendo de forma robusta y crecerá un 13,2% por encima de niveles de 2019 en 2022.

En 2022, se espera que la demanda global se sitúe en el 61% de los niveles previos a la crisis (2019), que la capacidad continúe aumentando y adelante a la demanda, situándose en el 67% de niveles previos a la crisis. El factor de ocupación de pasajeros promedio se recuperará hasta el 75,1%, un nivel superado cada año desde 2005 hasta esta crisis, y muy por debajo del récord del 82,6% alcanzado en 2019.

La demanda doméstica, en 2022, alcanzaría el 93% de los niveles previos a la crisis (2019). Y la demanda internacional llegará al 44%.

También los ingresos crecerían un 39,3%, llegando hasta los US$ 658 mil millones. En concreto, los ingresos provenientes del tráfico de pasajeros totalizarán US$ 378 mil millones.

En cuanto a los costos, en 2022, se espera que aumenten y serán solo un 15% más bajos en comparación con niveles anteriores a la crisis con más operaciones y precios de combustible más altos. Puntualmente, el precio del barril crudo de combustible subirá y mantendría un valor promedio de US$ 77 por barril.

En ese contexto, finalmente, las pérdidas de las aerolíneas latinoamericanas llegarían hasta los US$ 3.700 millones, en 2022.

Temas relacionados

Dejá tu comentario

notas de tapa