Previsiones del sector

IATA anticipa una crisis de efectivo generalizada

IATA asegura que las aerolíneas utilizarán para sobrevivir, el resto del 2020, unos US$ 77 mil millones.

La crisis planteó una situación inédita para las líneas aéreas y para IATA. Las cuarentenas y los cierres de frontera desplomaron la demanda a niveles récords y, en consecuencia, los ingresos de las aerolíneas sufrieron la misma caída. Esto llevó a que las aerolíneas están sobreviviendo sin ingresos desde hace meses. Y eso ha producido que todo el dinero que obtienen lo “quemen” para sobrevivir. La IATA calcula que para el resto de 2020 consumirán unos US$ 77 mil millones. O lo que es lo mismo: US$ 13 mil millones al mes o US$ 300 mil por minuto. “La lenta recuperación de los viajes aéreos hará que la industria de las aerolíneas continúe gastando efectivo a una tasa promedio de US$ 5 a US$ 6 mil millones por mes en 2021”, afirma IATA. Y continúa asegurando que no se esperan beneficios sino hasta 2022.

En este contexto y en un reciente comunicado, IATA pidió a los gobiernos “que apoyen a la industria durante la próxima temporada de invierno con medidas de alivio adicionales, incluida la ayuda financiera que no agregue más deuda al balance general ya altamente endeudado de la industria”.

Según la entidad y hasta la fecha, el sector ha recabado unos US$ 160 mil millones de apoyo de los gobiernos en diversas formas: ayuda directa, subsidios a la nómina, y desgravaciones fiscales.

Alexandre de Juniac, director General y CEO de IATA, manifestó: “Estamos agradecidos por este apoyo, que tiene como objetivo garantizar que la industria del transporte aéreo siga siendo viable y esté lista para reconectar las economías y respaldar millones de empleos en viajes y turismo. Pero la crisis es más profunda y más larga de lo que cualquiera de nosotros podría haber imaginado. Y los programas de apoyo iniciales se están agotando. Hoy debemos volver a tocar la campana de alarma. Si estos programas de apoyo no se reemplazan o amplían, las consecuencias para una industria que ya se encuentra en dificultades serán nefastas”. Y prosiguió: “Históricamente, el efectivo generado durante la temporada alta de verano ayuda a apoyar a las aerolíneas durante los meses de invierno más magros. Lamentablemente, la desastrosa primavera y el verano de este año no proporcionaron un colchón. De hecho, las aerolíneas gastaron dinero en efectivo durante todo el período. Y sin un calendario para que los gobiernos reabran las fronteras sin cuarentenas que acaben con los viajes, no podemos confiar en un rebote de la temporada navideña de fin de año para proporcionar un poco de dinero extra para ayudarnos hasta la primavera”.

IATA pide por todos.

“Se necesita el apoyo del gobierno para todo el sector. El impacto se ha extendido a toda la cadena de valor de los viajes, incluidos nuestros socios de infraestructura aeroportuaria y de navegación aérea, que dependen de los niveles de tráfico anteriores a la crisis para mantener sus operaciones. Los aumentos en las tarifas de los usuarios del sistema para compensar la brecha sería el comienzo de un círculo vicioso e implacable de nuevas presiones de costos y reducciones. Eso prolongará la crisis para el 10% de la actividad económica mundial que está vinculada a los viajes y el turismo”, dijo de Juniac.

El comunicado concluye citando cifras del Air Transport Action Group, que muestran cómo la combinación entre la grave recesión de este año y una lenta recuperación, ponen en riesgo 4,8 millones de puestos de trabajo en todo el sector de la aviación, a nivel global. Pero, además, debido a que cada trabajo de aviación respalda a muchos más en la economía en general, el impacto global terminaría siendo de 46 millones de empleos en riesgo y US$ 1.800 millones en pérdidas económicas.

Postea en tu Facebook

notas de tapa