PANORAMA

Boeing 747: la "reina de los cielos" se despide con gloria

Finalmente, Boeing deja de fabricar al icónico Jumbo 747. Aunque obsoleto por cuestiones operativas, deja un glorioso legado para la industria aerocomercial.

El primer vuelo de prueba del Boeing 747 tuvo lugar el 9 de febrero de 1969. En diciembre de ese año fue certificado y el 22 de enero de 1970 se concretó su primer vuelo comercial, uniendo Nueva York (JFK) con Londres con los colores de Pan Am. Así se introdujo en el mundo la innovadora aeronave, también conocida como Jumbo Jet. El avión que democratizaría la forma de volar, permitiendo a más gente llegar más lejos pagando menos.

Desde entonces hasta hoy se fabricaron más de 1.570 unidades de esta aeronave, que lleva transportados más de 3,5 mil millones de pasajeros y que fue apodada por la prensa estadounidense como la “reina de los cielos”. La gran mayoría fueron de las series 100, 200, 300, 400. Proyectos para nuevas generaciones, como la 500X y 600X se abandonaron por cuestiones de costos. También la idea de crear el 747 Trijet, un trimotor similar al L-1011 o el DC-10.

Boeing 747.jpg
El primer Boeing 747, producido en la planta de Boeing en Seattle, Estados Unidos.

El primer Boeing 747, producido en la planta de Boeing en Seattle, Estados Unidos.

En 2005 Boeing anunció el lanzamiento de la que sería última variante: el 747-8, buscando competir de igual a igual con el gigantesco Airbus A380. Pero para esa altura de los acontecimientos el interés de las aerolíneas por los grandes aviones estaba en descenso, especialmente por el elevado consumo de sus cuatro turbinas. A febrero de 2009 en las oficinas de Boeing solo había órdenes de compra de Lufthansa y de algunas aerolíneas de carga.

Comenzaba así a escribirse el final de un legado. A mediados de 2020, Boeing anunció que dos años después dejaría de fabricarlo. “La reina muere”, llegó a leerse en más de un titular.

Lentamente, los últimos ejemplares fueron entregados a sus operadores. Ahora, sólo restan ensamblar cuatro unidades cargueras (747-8F) que recibirá Atlas Air en los próximos meses.

Nuevas vidas para el Boeing 747

Lo cierto es que en los últimos años la gran mayoría de las aerolíneas han dejado de volar sus Jumbo. Algunos fueron a cementerios de aviones, otros a desguace para revender sus piezas.

Y hay otros que aún permanecen activos, pero en tierra. Tal es el caso, entre otros curiosos ejemplos, del primer B-474/400 que salió de la planta de Boeing, presente en el Delta Flight Museum del Aeropuerto de Atlanta. Con gran parte de su fuselaje interior abierto para observar la maraña de cables que recorren sus entrañas y el “upper deck” configurado con la clase Delta One (Business), es una joya que vale la pena admirar.

Otro Jumbo rescatado del olvido terminó en manos de Suzannah Harvey, CEO del aeropuerto privado de Cotswold, a una hora de Londres. Tras 26 años de recorrer el mundo para British Airways, la emprendedora lo compró por tan sólo una libra con el compromiso de preservarlo.

Hoy, tras una inversión cercana a £ 500 mil, es un espacio para eventos sociales y corporativos que quieren salir de lo común. Tiene hasta pista de baile y se renta a razón de £ 1.000 la hora. Suzannah dice recibir cerca de 30 pedidos de reserva por día.

De una manera u otra, lo cierto es que el Jumbo seguirá vivo en la memoria de millones de personas en el mundo, lo haya volado o no.

Dejá tu comentario

notas de tapa